¿Cómo podríamos estar peor? Por Luis Chataing

Martes, 16 de Febrero de 2016 06:40 pm



Así lo veo… Saludos apreciados lectores… soy yo… lo sé, están confundidos, no saben si creerme pero soy yo… veamos, cómo comprobarles que soy yo… pregúntenme quién es el culpable de todo lo que nos está pasando, la respuesta es: NOSOTROS. Muy bien, ahora saben que soy yo y no un hacker que mientras baja películas porno en su computadora busca relevancia tomando mis redes sociales.

Me he convertido en un hombre de profundas reflexiones, cuando voy camino a la radio voy meditando, cuando espero en el tráfico estoy meditando, cuando me siento frente a la chimenea, fumo mi pipa, y acaricio el pelaje de mi mascota (un tigre blanco), medito. Cómo es posible que el país se encuentre en estas condiciones, no estamos al borde del abismo vamos cayendo de cabeza y sin paracaídas, pensamos que no se puede estar peor y al día siguiente un nuevo peldaño cuesta abajo se presenta ante nosotros. Decidí investigar el tema, utilicé mi propio método, calqué en papel cebolla los rostros de 5 destacados dirigentes oficialistas, uno por pliego, luego los dispuse uno sobre el otro y los coloqué a contra luz, las coincidencias en los trazos me permitieron marcar puntos que a manera de coordenadas uní trazando una perfecta línea entre ellos… al final no pude descifrar nada, tenía un garabato en mis manos.

Todos los días cuando subo a la limusina que me lleva a la radio, Henrique Lazo baja la ventana del conductor y me pregunta si es posible que lleguemos a estar peor, desde el amplio asiento trasero, interrumpo mi desayuno y le respondo “por supuesto”.

¿Cómo podríamos estar peor? Nicolás decide conducir cadenas de radio y televisión sin camisa, dejando ver un tatuaje en el pecho que dice “Me la estoy comiendo”, acompañado por la imagen de una pera.

¿Cómo podríamos estar peor? Gobierno decide fundir ambas monedas virtuales, el Sucre y el Zamora, una superpoderosa moneda virtual, el “Sumora”, que servirá como excusa para abrir una nueva cadena del Banco Sumora, que estará destinado a otorgar créditos virtuales para una cosas ahí, que luego se verá cómo se otorgan en función a prioridades que bueno, y eso.

¿Cómo podríamos estar peor? Roque Valero ahora es “Dany Glover”, así es, el brillante actor venezolano asume el reto más importante en su carrera, protagonizar la historia de Dany Glover, desde sus inicios en el mundo del cine hasta el papelón en sus visitas al gobierno venezolano, desde las escenas más emblemáticas junto a Mel Gibson (interpretado en el film por un pana ahí) hasta las siestas que se pega mientras espera que Nicolás le pregunte algo durante una cadena.

¿Cómo podríamos estar peor? El Diputado Pedro Carreño decide levantar la otra ceja. El aire de prepotencia que transmitía una sola ceja levantada resulta se torna en gloriosa al repotenciarse por la expresión de sorpresa cuando levante dos. “Cómo están las cosas diputado” y aquella cara de sorpresa. “Cómo van a resolver la difícil situación en que estamos” y aquella cara de sorpresa.

¿Cómo podríamos estar peor? Pastor regresa a Venezuela, el gobierno reconoce la peligrosidad del camarada y anuncia la construcción de un canal adicional en cada calle, en cada autopista, para que Maldonado transite sin riesgo a estrellarse con nada y con nadie, hablamos de una gran recta, eterna, que cruce el país de un lado al otro. El auto de Pastor será construido a partir de los restos del Camastron, ¿lo recuerdan?, no?, entiendo, el Camastrón fue el antiguo avión presidencial que utilizó Chávez durante los primeros años de su gobierno y que al día de hoy nadie sabe dónde está, algunos dicen que funciona como restaurant mexicano en Barinas, otros aseguran que fue fundido y convertido en armadura.

¿Cómo podríamos estar peor?, dejando solos a los diputados que el 6 de diciembre del 2015 elegimos por inmensa mayoría, permitiendo que el desconocimiento del gobierno a la voluntad de los venezolanos se imponga con el propósito de atornillar un sistema que solo procura la preservación de una mínima nueva casta de poderosos.

El hackeo a mis cuentas personales, a mi intimidad, a mi familia, a mis amistades, a mis sueños, no es tema para este artículo, tampoco es prioridad para el país, la impertinencia de quiénes desde cargos públicos trabajan para todos nosotros, su aparente disfrute de la desgracia, la desolación que cubre con su manto al país que amamos, y tantas urgencias más, son los temas a tratar, los temas a resolver.

Que afortunado, he culminado mi artículo y soy yo… sigo siendo yo… ¿no me creen?, pregúntenme quién es el culpable de todo lo que nos está pasando, la respuesta es: NOSOTROS.

Es todo por hoy, así está el mundo, así está Venezuela, o al menos, así lo veo.

Fuente: CaraotaDigital

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...