Foto: Maryclen Stelling - Archivo

¿A merced y sin derecho a pataleo? Por: Maryclen Stelling

domingo, 6 de marzo de 2016 11:06 am



A las críticas condiciones económicas que se viven actualmente en el país, a la polarización intencionalmente agravada por los grupos políticos antagonistas, al manejo complaciente de “la verdad”, a la inseguridad y la violencia que nos recluyen en ámbitos privados, se añade la guerra de símbolos perversamente al servicio de espacios y cuotas de poder.

En el juego político del poder, el manejo del sistema simbólico desempeña un papel importantísimo. Suerte de práctica social que edifica y demuele realidades, construye y destruye discursos, estigmatiza y elimina al adversario. Lo simbólico se traduce en estrategias confrontacionales destructivas que delimitan territorios y espacios de poder, descartan y niegan sectores sociales.

La guerra de símbolos no solo moviliza, provoca violencia, enfrentamientos y guerras, sino también trabaja fuertemente en el terreno psicológico. Cuando tal condición perdura y se consolida en el tiempo, conduce ineludiblemente a la normalización de esa retorcida convivencia política, social y subjetiva.

La guerra que se libra en el plano psicológico acude a dos mecanismos básicos: la sobreabundancia de información y el bombardeo de imágenes y sonidos. El primero apela a la inhibición del pensamiento crítico-reflexivo y el segundo apunta a los temores y deseos.

Aunado a las condiciones reales de subsistencia, medios tradicionales y redes sociales, expresión del espectro político, nos trasladan virtualmente a escenarios de guerra conformando una base de certeza, en la que todo cuanto hemos leído, oído y visto se constituye en una verdad indubitable.

Asistimos a una explosión incontenible de formas discursivas paralelas, correspondientes a los dos grupos políticos en pugna, que coinciden en tiempo, medios y formas de comunicar. Dos narrativas polarizadas y antagónicas, dos discursos transmediáticos productores de sentido y experiencias simbólicas para cada bando político circulan a través de diferentes medios y plataformas.

La ciudadanía, aparentemente sin derecho a pataleo, está sometida a diferentes manejos bélicos: guerra política, económica, transmediática, simbólica y además la psicológica, de carácter sutil e imperceptible.

Ante ello, se hace necesario construir un nuevo discurso, una nueva narrativa, un nuevo sentido.

Comentarios

x

Check Also

El diálogo es la clave Por: César García

El “diálogo” resulta ser la palabra clave y crucial para toda una nación que aspira, pretende, procura y sobre todo que espera poder dirimir sus diferencias en el marco de ...