Foto: EFE

¡Conócelos! Estos son los milagros que convirtieron a la madre Teresa de Calcuta en santa

martes, 15 de marzo de 2016 10:32 am



El Vaticano anunció este martes que la Madre Teresa de Calcuta será reconocida como santa el próximo 4 de septiembre. De igual forma, la Santa Sede informó la fecha de canonización de José Sánchez del Río (México), el Cura Brochero (Argentina), Elizabeth Hesselblad (Suecia), Estanislao de Jesús y María (Polonia). La canonización de la Madre Teresa está enmarcada en el Año de la Misericordia, un tiempo en que se invita a los fieles al servicio de los más necesitados y de vivir la caridad, el cual comenzó el 8 de diciembre del 2015.

En un trabajo realizado por el El Tiempo se señala, que además se hará un día antes de que se celebre el ‘Jubileo de los voluntarios y operadores de la misericordia’, fecha en memoria justamente de la Madre Teresa, cuya fiesta es el 5 de septiembre, día en que murió en el año 1997.

Los milagros que la llevarán a los altares

Contrario a lo que se podría creer, la Iglesia católica reconoce, no constituye, a una persona como santa. Por tal motivo, para ‘verificar’ que el fiel haya alcanzado tal grado de cercanía a Dios, el candidato pasa por una serie de procesos en los que se exigen pruebas.

En primer lugar, la persona debe entrar en un proceso de beatificación, el cual requiere de dos procesos a su vez: uno de virtudes heroicas y otro en el que se comprueba que Dios concedió un milagro a través de la persona.

Primer milagro: una mujer con tumor maligno

En el caso de la Madre Teresa, este proceso comenzó dos años después de su muerte y concluyó el 19 de octubre del 2003 cuando el papa Juan Pablo II (hoy reconocido como santo) la declaró beata. El milagro que se le atribuyó para dicho proceso fue el de la sanación de Mónica Besra, una mujer que padecía un tumor maligno en el abdomen.

La mujer ya había sido desahuciada por los médicos y había sido acogida en Roma por las Misioneras de la Caridad, la comunidad fundada por la Madre Teresa en el año de 1950 en Calcuta. Estando allí, una de las religiosas puso sobre su vientre una estampa de la Virgen María, la cual cargó siempre consigo la Madre Teresa durante la ceremonia de los Premios Nobel del año 1979, cuando le fue entregado el galardón por la Paz. Luego de esto, el tumor desapareció.

Después de la beatificación, es necesario comprobar un segundo milagro para comenzar el proceso de canonización. En este lapso, la Iglesia católica espera la intervención de Dios: es decir, lo que se debe probar es que ha habido un milagro atribuible a la intercesión del beato. Por tal motivo, el milagro debe ocurrir luego de que la persona sea declarada beata.

Segundo milagro: un hombre con abcesos en el cerebro

Este requisito se cumplió en el año 2008 cuando un hombre brasileño se curó de manera inexplicable de ocho abscesos que tenía en el cerebro, por lo que debía ser operado. Sobre este caso, El padre Elmiram Ferreira, en el diario de santos ‘Presença Diocesana’, dijo: “Vi el dolor y el sufrimiento de todos ellos porque él estaba iniciando una vida nueva (estaba recién casado) y la dolencia retardaba muchos sueños. Yo le tenía mucha fe a la gran Madre Teresa y siempre rezo la Santa Misa en la casa de las Hermanas Misioneras de la Caridad en Santos. La manera como ella enfrentaba el dolor, el sufrimiento del mismo Cristo me inspiraba a entender también el sufrimiento de aquella familia”, afirmó el sacerdote.

Finalmente, entre las virtudes heroicas que se reconocieron en la beata Teresa de Calcuta está su labor con las poblaciones más vulnerables de Calcuta. Entre las obras que la Madre Teresa estableció, están albergues para prostitutas, mujeres maltratadas, orfanatos para niños pobres y hogares para víctimas de sida. Además, fue una férrea defensora de los no nacidos.

Sobre esto último, en un discurso ante el entonces presidente Bill Clinton, la primera dama Hillary Clinton, el vicepresidente Al Gore y su esposa, así como otras grandes figuras políticas que no estaban de acuerdo con ella, la religiosa de origen albanés se refirió al aborto como una amenaza para la paz.

“La amenaza más grande que sufre la paz hoy en día es el aborto, porque el aborto es hacer la guerra al niño, al niño inocente que muere a manos de su propia madre. Si aceptamos que una madre pueda matar a su propio hijo, ¿cómo podremos decir a otros que no se maten? ¿Cómo persuadir a una mujer de que no se practique un aborto? Como siempre, hay que hacerlo con amor y recordar que amar significa dar hasta que duela”, afirmó la Madre Teresa.

“Al abortar, la madre no ha aprendido a amar; ha tratado de solucionar sus problemas matando a su propio hijo. Y a través del aborto, se le envía un mensaje al padre de que no tiene que asumir la responsabilidad por el hijo engendrado. Un padre así es capaz de poner a otras mujeres en esa misma situación. De ese modo, un aborto puede llevar a otros abortos. El país que acepta el aborto no está enseñando a su pueblo a amar, sino a aplicar la violencia para conseguir lo que se quiere. Es por eso que el mayor destructor del amor y de la paz es el aborto”, dijo.

Comentarios

x

Check Also

Papa Francísco sobre el diálogo

Las reveladoras declaraciones del papa Francisco sobre las tragedias en México

En el marco de la serie de terremotos que han azotado México recientemente, se ha vuelto viral una grabación del diario ‘El Observador’ en la que el papa Francisco explica por qué el diablo ...