Foto: Marca

El árbitro evita la derrota del Barça en El Madrigal

domingo, 20 de marzo de 2016 12:37 pm

Hay partidos que valen para promocionar la Liga. El Villarreal, volcánico toda la tarde, no se rindió ni con dos goles en contra. Se puso el escudo de Champions y engrandeció su historia. El Barça se tomó el partido a ritmo de rúa, como un compromiso burocrático más antes de que caiga el alirón por inercia. Cuando vio los colmillos se topó con Asenjo. La calamitosa actuación arbitral, de nevera, congelador y destierro, fue el único tachón en el encuentro.

Fuente: Marca.com

Sobre Pedro Poller