Producción nacional Por: Julio Borges

Domingo, 17 de Abril de 2016 10:42 am

UN

En el país tenemos 13 años de control de precios por parte del Gobierno nacional, lo que ha ocasionado una grave crisis económica que golpea a todas las familias.

De acuerdo con la última cifra oficial (de febrero 2013 a septiembre 2014), la inflación se estableció en un acumulado de 3.650%, y en materia de alimentos fue de 12.000%. El desabastecimiento de alimentos de la canasta básica se ubica en 83%, lo que lleva a que los venezolanos pasen un promedio de siete horas semanales en cola para conseguir la comida. Por eso, desde la AN aprobamos un acuerdo para que los responsables de esta crisis asistan a rendir cuentas, que expliquen cómo es posible que -con todos los ingresos- estemos en esta penosa situación. El país espera respuestas.

Quieren apagar a Venezuela. A pesar del esfuerzo mediático del Gobierno, tratando de convencernos de que El Niño es el culpable de la sequía y los problemas eléctricos que enfrentan el país, basta observar a nuestros vecinos, también afectados por el fenómeno climático, para entender que en Venezuela la desidia, la corrupción, la incapacidad, la incompetencia y la falta de previsión forman el combo culpable de la crisis de servicios que enfrenta el país. En 2009 tuvimos la última gran sequía que ha enfrentado el país y el ex presidente Chávez no solo declaró la emergencia, sino también anunció cuantiosas inversiones en el sector termoeléctrico para reducir nuestra dependencia de la represa del Guri. Siete años más tarde, esas plantas no están allí para servir a los venezolanos porque se robaron los reales o trajeron equipos defectuosos.

Prioridades equivocadas. Veíamos cómo el Presidente le daba otro regalo a Cuba con un nuevo “acuerdo” de 1.400 millones de dólares, y hace unos días se dio a conocer que Venezuela les debe a las cuatro principales empresas de servicios petroleros instaladas en el país más de 2.300 millones de dólares en facturas atrasadas. Ya Schlumberger anunció que se ve obligada a reducir operaciones en Venezuela y seguramente Halliburton, Baker Hughes y Weatherford International, las otras empresas importantes con presencia en Venezuela, pronto tomarán una decisión similar. En vez de regalar petróleo a otros países y de comprar armas y otros juguetes bélicos, tenemos que gastar los poquitos churupos que le entran al país con sabiduría y buen juicio. Por una parte, hay que garantizar que la producción petrolera no siga bajando y, por otra, importar los insumos esenciales (medicinas y alimentos) mientras seguimos trabajando para impulsar la producción nacional.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...