Foto: Archivo

Parlatour Por: Earle Herrera

Sábado, 30 de Abril de 2016 10:45 am

COSTA DEL SOL 93.1 FM

Ni Estados Unidos se da esa bomba, mucho menos la vieja Europa y Japón. Cada semana, varios diputados venezolanos, de la oposición por supuesto, viajan a algún lugar del ancho y ajeno mundo. Desde allá lo divulgan a través de las redes, con despliegue de selfies con gafas, bufandas y gabardinas. El motivo del tour no importa, siempre andan en “comisión oficial”, sin ser “oficialistas”. Se los ve por Central Park, Disneyworld, el Corte Inglés o la Torre Eiffel, “luchando por los presos políticos”, aunque no se sabe por qué escogen esos sitios.

Nadie los fisgonea, les sigue los pasos (o los vuelos) y luego denuncia sus itinerarios, lujos y derroches. En la revolución carecemos de un diputado como aquel que le llevaba la cuenta al comandante Chávez -y ahora a Maduro- de sus viajes, compras y hasta del mínimo gasto, incluidos buñuelos y pañuelos. No es necesario, los alegres parlaturistas de la MUD, ya extintas las primorosas tarjetas postales, despliegan su ostentación por las redes como si fueran unos Marcos Polos digitales.

Volviendo a la derecha, no se sabe de dónde saca la Asamblea Nacional las divisas para cubrir los viajes trasatlánticos del glamoroso turismo parlamentario. No me refiero a los compromisos en el Parlatino o Parlasur, que son como caminatas en el mismo vecindario. No, el parlaturismo suspira más alto y más lejos. La otra vez una nueva diputada opositora, de la provincia adentro ella, le confidenciaba a su colega que ya estaba sufriendo de una cosa que llaman jet-lag, ¡Avemariapurísima! Y el pobre presidente de la AN quejándose de que no tiene para pagar la nómina de este mes. “Oh, my God!”, mandibuleó otra, recién llegadita de Coral Gables.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...