Foto: Referencial

La dolarización del salario Por: Víctor Álvarez

lunes, 9 de mayo de 2016 02:28 pm

Noticiasx7

El Gobierno decretó que a partir del 1º de mayo el salario mínimo será de Bs 15.051 y el bono de alimentación de Bs 18.585. Así, el ingreso mínimo mensual llega a Bs 33.636. Según el último estudio del Cendas, la canasta alimentaria subió a Bs 142.853, por lo que se requieren más de cuatro salarios mínimos para comprarla. El bono de alimentación es una compensación que no es considerada como salario y no es tomada en cuenta a la hora de calcular las prestaciones. El bono al ser mayor que el salario revela cuánto se ha deteriorado el poder adquisitivo de los trabajadores que viven de un ingreso fijo.

Si bien es cierto que los dos aumentos decretados este año suman 105%, el quid está en que, con una inflación de 15% mensual, un Índice Nacional de Precios al Consumidor (Inpc) acumulado en el primer cuatrimestre de 70% y una inflación en alimentos que ya supera 200%, este aumento pronto se volverá sal y agua. Recordemos que, según el Inpc, la inflación acumulada durante 2015 alcanzó 180,9% y solo en alimentos los precios se incrementaron 315%, triplicando la inflación de 102,2% registrada en 2014. Por sexto año consecutivo, la inflación en alimentos fue superior a la inflación anual promedio. Y la frecuencia de tiempo a la cual se duplican los precios es cada vez más corta e indica que cada vez estamos más cerca de un voraz proceso hiperinflacionario.

Un aumento de los ingresos nominales que no esté respaldado con su correspondiente aumento en la productividad y la producción, pronto se traduce en una mayor inflación que lo anula. La tragedia es que si bien este nuevo aumento se queda corto frente a la inflación, a su vez generará más inflación porque no está respaldado con un incremento real de la productividad. Por si fuera poco, se pagará con más emisiones de dinero inorgánico, toda vez que el Gobierno tendrá que tramitar un crédito adicional cuya inyección a la circulación doméstica no encontrará el debido respaldo en una mayor oferta o producción. En consecuencia, la presión de demanda adicional que significa más dinero en una economía con menos mercancías que comprar, desembocará en una inflación mayor al incremento del salario mínimo y del bono de alimentación.

¿A cuánto equivale el salario mínimo de Venezuela en dólares? Esto dependerá de la tasa de cambio a la que se calcule. Sumando salario y bono, el ingreso nominal llega a Bs 33.636,17. Si se convierte a la nueva tasa “protegida” de 10 Bs/$, equivale a $3.363,61. Pero si se calcula a la tasa Simadi o Dicom de 390 Bs/$, se reduce a $86 mensual. Y si el cálculo se hace con base en el dólar paralelo, cae a $30. Si se quita el bono de alimentación y se convierte en dólares solo el monto del salario mínimo de Bs 15.051,17, queda en $13,60 mensuales.

En la carrera de los salarios contra la inflación, siempre salen perdiendo los salarios. A las familias que viven de un ingreso fijo les sobra mucho mes cuando se les acaba el sueldo y por eso preferirían que no les suban más el sueldo pero que paren la inflación, o mejor aún que les congelen el sueldo pero que sea en dólares. El Gobierno tendría que sacar bien las cuentas porque más barato y menos inflacionario le puede resultar dolarizar los salarios a la tasa Simadi y, sobre esta base, liberar el mercado cambiario privado, sincerar el precio de la gasolina, soltar el control de precios que provoca escasez, eliminar los subsidios que lo arruinan, sincerar las tarifas de los servicios públicos que estimulan el derroche y reactivar el cobro de peajes, sin temor a un estallido social.

Comentarios

x

Check Also

El diálogo es la clave Por: César García

El “diálogo” resulta ser la palabra clave y crucial para toda una nación que aspira, pretende, procura y sobre todo que espera poder dirimir sus diferencias en el marco de ...