Foto: Referencial

De la Santa Alianza a la Otan Por: Eleazar Díaz Rángel

Domingo, 29 de Mayo de 2016 02:48 pm

UN

Hace más de siglo y medio, lo que aún restaba del Imperio español, pretendía recuperar las colonias perdidas en América Latina después de las guerras de independencia libradas por Simón Bolívar y otros generales en todo el continente. Uno de sus principales objetivos fue el Virreinato de Lima. Buscó para tal hazaña la cooperación de la Santa Alianza, que se había formado para enfrentar las tropas napoleónicas. Todo fue inútil.
Pero a consecuencia de la Guerra Federal que se desarrollaba en Venezuela desde 1859, entre las miles de víctimas figuraban españoles y, seguramente, algunas de sus propiedades. El gobierno de Madrid no se limitó a formular los reclamos correspondientes, sino que amenazó con enviar tropas, y en efecto, ubicó varias naves amenazantes frente a nuestras costas.
En plena guerra, aun cuando agonizaba en favor de los federales, prácticamente no había un gobierno con el cual negociar, y es en tales circunstancias cuando Caracas decide enviar a Fermín Toro a Madrid como ministro plenipotenciario. Nadie sospechaba que esa vía diplomática daría resultado.
Fermín Toro no solo entró gradualmente en contacto con varios funcionarios de la Cancillería, pues se le ocurrió convocar una conferencia de prensa que la historia del periodismo reconocería como la primera en el mundo. Se celebró el lunes de 5 de noviembre de 1860, en la casa N° 30 de la calle Cervantes. Asistieron 10 periodistas, incluido el corresponsal de un diario de Cuba. Sus declaraciones tuvieron un positivo e importante efecto para un mejor conocimiento de los sucesos de Venezuela y de la falta de responsabilidad del gobierno en la muerte de españoles.
De esos hechos del siglo XIX, cuando Madrid solicitó la ayuda de la Santa Alianza para reconquistar sus colonias, han transcurrido unos 150 años. Pero en España como que siguen siendo como los Borbones, que ni aprenden ni olvidan, y han apelado a la Otan para emprenderla contra Venezuela.
No se han conformado con la sistemática campaña de su gobierno, de toda su estructura mediática, desde la monárquica hasta el centro que es hasta donde se han atrevido a llegar, sino, como lo denuncia el presidente Nicolás Maduro, ha pedido la intervención de la Otan.
Busca a la Otan en momentos en que esta estructura, fundada en 1949 para enfrentar a la Unión Soviética y que hoy absorbió a los países del Pacto de Varsovia, y pese a divergencias internas, creó un cerrojo militar y económico en torno a las fronteras con Rusia, estimulado por EEUU. No creo que sea fácil lograr ese apoyo solicitado, extraño porque puertos españoles han recibido barcos rusos en meses recientes.
Y cuando aparece el libro “Rusia-Otan-Guerra 2017”, de un ex oficial del ente del Atlántico que tuvo acceso a documentos confidenciales y súper secretos de ese organismo, que en otras circunstancias haría suponer que una eventual confrontación de esas potencias sería pura especulación periodística.
El libro ha causado revuelo en Europa y especialmente en España, lo que haría pensar que la Otan tiene otros intereses de defensa más trascendentes que una intervención en América Latina.
Piensa uno que seguramente se apoya en la membresía de Colombia en la Otan, y en la petición del ex presidente Álvaro Uribe de una acción militar en Venezuela.
Por supuesto, nada de esta conducta se comprendería si no es porque ha puesto a nuestro país en el centro de la campaña electoral en un país extremadamente esquivo a las posiciones de izquierda.
Mezquinas las agencias y este diario con las noticias del juicio en Buenos Aires, hasta ahora desconocido, a algunos de los responsables del Plan Cóndor, cerrado el viernes con sentencias a varios de los culpables de centenares de asesinatos, torturados, y desterrados. Que terminó con severas sentencias.
 Mis fraternales congratulaciones a Olga Luzardo, a quien conocí recién salida de la cárcel a la caída de Pérez Jiménez, líder comunista, y María León, toda una vida de lucha revolucionaria, en la ciudad y en la montaña.
 De los hasta 700 presos en Guantánamo, que Obama prometió que cerraría en su gobierno, solo quedan 68 (nueve fallecieron recién) y todavía no se habla de su clausura.
 Me aclaran que la aparente superioridad de Colombia en el numero de clasificados para Río 2016 se explica porque clasificó equipos, que suman más, por supuesto, que los atletas individuales que representan a Argentina, Cuba, Venezuela, etc.
 David de Miranda, periodista brasileño que ha trabajado en el equipo de Snowden, anunció que en breve difundirán nuevos papeles que involucran a “latinoamericanos”. A la expectativa.
 Setecientos millones de usuarios de Internet tiene China, y es el primer país que instala campamentos para desintoxicarlos, experimentos que han sorprendidos a varios países por sus primeros resultados.
 Les había adelantado sobre el aumento de precios de Agropatria, y ahora se los preciso: vean esto: Gramazon, que en enero costaba Bs 480 el litro, ahora está en Bs 2.200, y Hache. Uno, en febrero estaba en Bs 58, y hoy el precio es de Bs 3.230. Son fertilizantes. Ahí no intervienen los bachaqueros.
 No se que me había ocurrido con “Desde la galería de la muerte”, un libro del periodista Mummia Abul-Jamal, varios años preso en Estados Unidos, sobre la prisión de los negros en varias cárceles de ese país. La edición que tengo está prologada por Ernesto Villegas, otro motivo para recomendarlo. No sé si recuperó la libertad, si fue ejecutado o si continúa en prisión en Huntingdon, Pensilvania.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...