Foto: Luis Vicente León

Polar… por ahora Por: Luis Vicente León

Sábado, 11 de Junio de 2016 10:54 am

Noticiasx7

Cuando estamos hablando de Polar no lo estamos haciendo de cualquiera. 90% de los venezolanos la evalúa positivamente en términos de su acción por el bienestar del país y 84% rechaza cualquier intervención oficial contra ella, en un  entorno donde nueve de cada diez personas indica que las empresas expropiadas producen menos y con menor calidad que cuando estaban en manos privadas.

Pero llega un momento en que los embates del entorno hostil superan la capacidad de resistencia de las empresas. Controles de precios absurdos, intervención en los sistemas de distribución, impago de las deudas con proveedores internacionales, ataques contra la empresa y sus accionistas son gotas que rompen el cántaro.

En ese marco perverso, las empresas en general y Polar en particular, ven como sus inversiones se pulverizan y las divisas que usan para operar quedan presas en una cárcel absurda. El resultado más palpable de este drama es el cierre de plantas y la reducción de portafolios de producción. Este fue el caso de cervecería Polar. La razón de esa decisión era evidente: no hay insumos para producir y el control de cambio impide a la empresa operar con divisas propias, vender en bolívares y volver a comprar dólares para seguir el flujo de producción, lo cual convierte cualquier inversión adicional en un ejercicio inútil de suicidio financiero.

Pero a un empresario comprometido le cuesta conformarse con dejar morir a su hijo, ni puede mirar con indiferencia la situación crítica de sus trabajadores y proveedores y el desabastecimiento de los mercados. La acción alternativa ejercida por Polar para prender de nuevo sus plantas de cerveza es una última apuesta mientras se da un compás para que el Gobierno entre en razón.  Se vio forzada a solicitar un préstamo bancario en el exterior, garantizado en activos propios, que cabe destacar son finitos. Este crédito tuvo como finalidad la importación de materias primas como cebada malteada y lúpulo; así como las láminas de acero, porque no hay material ni para producir las chapas. Sin embargo, me pregunto ¿y después qué?, ¿se puede repetir esta receta?

El después es evidente, este préstamo hay que pagarlo y en dólares. El Gobierno debe generar los canales para poder adquirir las divisas y responder a los compromisos de un sector privado que asume el riesgo de producir en medio de la crisis. Y si no lo hace, se acabó lo que se daba.

¿Y esto lo podría hacer también Polar para financiar la producción de alimentos?

No, pues el Gobierno tiene  el control absoluto sobre las importaciones agrícolas, a través de su compañía Casa. La alternativa sería entonces acudir al mercado nacional, pero el sector agropecuario se encuentra deprimido, asfixiado y en muchos casos expropiado.

La seguridad alimentaria se impulsa a través del trabajo en conjunto con el sector privado. Es imposible para un solo agente económico distribuir las divisas, las importaciones, los insumos, ser árbitro y jugador. Por eso se conoce, aquí y en Pekín, algo que se llama Mercado, el cual puedes regular, pero no controlar y manipular a conveniencia. Por ahora las empresas seguirán haciendo lo posible y Polar es una muestra. Pero… ¿hasta cuándo?

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...