La estatua de Chávez en Margarita

jueves, 8 de septiembre de 2016 12:52 pm



Margarita no deja de ser noticia. Sí fuera poco, lo ocurrido con los recientes hechos en la localidad de Villa Rosa, donde estuvo envuelto un sublime cacerolazo de protesta contra el presidente de la República, lo cual derivó en la destitución de la secretaría general de gobierno de Nueva Esparta, junto con movimientos en la seguridad de Maduro, y en plenas festividades religiosas de la Virgen del Valle, llamada “Vallita” por nuevas generaciones y turistas, así como servir de sede a la próxima cumbre de los llamados Países No Alineados (Noal).

Ahora tenemos una estatua de Chávez en las afueras del hotel Venetur, en Porlamar, lo cual no creo que haya sido la mejor decisión para la imagen del gobierno, e incluso para la percepción post-histórica del lider fallecido de la revolución bolivariana, sobre todo por las connotaciones políticas con Lenin en Ucrania en los años 2013 y 2014. Para qué recordar los inicios del siglo XXI cuando ante nuestros ojos fue derribada la mítica estatua de Saddam Hussein en Bagdad.

Maduro ha venido cometiendo muchos errores en la conducción política, económica y social de país. El primer gtan aviso fue la pérdida de las elecciones parlamentarias por extrema paliza. Después de ello, el torpe manejo de la política económica, lo cual, fuentes cercanas al Banco Central de Venezuela, indican que durante los meses trasncurridos del 2016, fue superado el 300%; verbigracia, el acelerado nivel de empobrecimiento de los venezolanos, esto sin valorar el decrecimiento de la economía durante todo su período de gobierno.

Tećnicamente Maduro, lo único que busca, como decimos en criollo, es “correr la arruga”. Pero mientras ello ocurre, el país está destrozado por los cuatro puntos cardinales. Mafias internas en el gobierno de civiles y militares, junto con factores paralelos de la economía, se adueñaron a través de importaciones ficticias de miles de millones de dólares. La impresión de dinero inorgánico ha sido la principal herramienta de Maduro para financiar un voraz e inútil gasto público, que en nada beneficia al pueblo, porque en definitiva, lo que tenemos es un sector educativo, de salud y obras públicas por el piso.

Ni siquiera, la tan propagandística misión vivienda resulta suficiente para resolver los efectos de la pobreza ¿Para qué me sirve una casa o apartamento, cuando no puedo darle de comer a mis hijos y mi familia? El gobierno no comprende que el país necesita parar la inflación como principal problema de nuestra economía. ¿Y qué hace? Cualquier cosa, menos estabilizar los aspectos macroeconómicos.

El aparato productivo del país ha entrado en su fase final de liquidación agrícola, lo cual aunado con la severa restricción de importaciones, sólo aumentan la escasez de alimentos, medicinas y bienes esenciales, combinado con pérdida de la sindéresis, y lo más grave, el rechazo popular sobre el gobierno de Maduro, quien adeḿás en los últimos días, ha arremetido la persecución en contra de quienes le adversan y critican, entre ellos, el beneficio de la duda, sobre el comunicador Braulio Jatar, por una supuesta “legitimación de capitales”, cuya detención, obscenamente, ocurre un día despúes, que este informara al mundo desde su conocido portal sobre los hechos acontecidos en Villa Rosa.

Nueva Esparta y concretamente, Margarita, esta convulsionada por el abandono social al cual ha sido sometida. El gobierno, incluso ha llegado a la barbaridad de prohibir la venta de alimentos regulados en los principales supermercados de la región durante los días de la “cumbre”, con el único próposito de “esconder” las inmensas colas que se hacen por alimentos. Hasta los semáforos que llevaban años en completo abandono en la isla, están siendo reparados para mostrar un país “excesivamente normal”. Supongo que con todos los espacios militarizados, apenas haya un foco de mínima protesta, van a reprimir a la población. ¿Hasta dónde serán capaces de hacerlo?

La estatua de Chávez en Margarita es una polémica decisión. Una decisión que no beneficia a Maduro, porque incluso quienes respetamos y seguimos el pensamiento del líder bolivariano, rechazamos semejante acción porque la consideramos provocadora, y porque en consecuencia, a la hora de cualquier turba enardecida, con razón o sin ella, no me extrañaría que tal estatua termine con la misma suerte de los monumentos levantados en honor a Lenin y Saddam Hussein. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

Estatua de Chavez

estatua

Comentarios

x

Check Also

ANC y unidad nacional Por: Luis Brito García

1 Más que un país, Venezuela parece una colección contradictoria de estados y municipios. En virtud de un proceso neoliberal de descentralización dirigido por la Comisión Presidencial de Reforma del Estado, ...