La verdadera historia de Nicolás Maduro y los vecinos de Villa Rosa

jueves, 8 de septiembre de 2016 01:11 pm



Por:Paramaconi Castillo

Villa Rosa es una zona popular constituida principalmente por casas con techos de asbesto y edificios de inavi, rodeada de urbanizaciones de clase media baja, el pueblo de San Antonio y urbanismos de la misión hábitat, vivienda, etc.

Nicolás llego casi de sorpresa. Casi sin convocatoria previa, solo un rumor que venía, pero sin saber para dónde, cosa normal en estos asuntos.

La gente lo recibió espontáneamente. Así salieron los que lo apoyamos cariñosamente y los que no lo quieren con la tolerancia que les caracteriza.

Cuando terminó la actividad televisada en cadena nacional, Nicolás el Presidente, en lugar de subir a la camioneta e irse del lugar, quiso dar una vuelta para saludar a la gente. Se encontró primeramente con nuestros camaradas, luego vio un grupo de opositores y en lugar de irse del lugar, fue a conversar con ellos, sin miedos, sin desconfianza y rompiendo protocolos al mejor estilo Chávez.

Contrario al mito que difunden los “medios digitales” fue un líder político atendiendo al pueblo sin distinción, distinto a otros que solo se atienden entre ellos y no salen de sus zonas de confort.

Después de un rato de confusión: nada más que el presidente de tu país trotando por tus calles. Acercándose a quienes envenenados lo odian y a quienes honestamente le queremos, se retiró y ya.

Resultados

Algunos pocos opositores fueron reseñados por violar el anillo de seguridad de una forma irrespetuosa e insultarle, pero fueron una pequeña minoría y al final en Villa Rosa, estas son las cifras:
Heridos. (0)
Fallecidos. (0)
Encarcelados. (0)
Desaparecidos. (0)
Torturados. (0)
Cuerpos arrojados al mar. (0)
Ciento cuarenta y ocho (148) viviendas rehabilitadas en Villa Rosa.
Diez (10) plantas de concreto para reforzar el trabajo de BNBT.
Cinco (05) edificios rehabilitados en Juangriego.
Un (01) show opositor más.

Comparacion

Las comparaciones son odiosas, pero imaginen por un segundo si en esa época dorada de amor y paz pre98 que llaman “cuando éramos felices y no lo sabíamos”, hubiese pasado alguna cosita pequeña y minúscula, contra el presidente ADeco y/o Copeyano de turno, no es difícil imaginar que todavía los bloques y veredas de Villa Rosa estarían recibiendo plomo duro y de alto calibre como Catia y el 23 en el Caracazo.

Sobre el incidente hay más de una treintena de vídeos y numerosas fotografías, pero como chisme de pueblo los opositores han decidido como estrategia comentar que Nicolás le dio “un puñetazo de hombre” a una pobre e indefensa señora.

A falta de resultados esperados

A falta de muertos, torturados, heridos y desaparecidos, a los que tienen cámaras gopros distribuidas entre sus “manifestantes” y que son capaces de viralizar cualquier foto o vídeo HD en YouTube, tuiter y feisbuc en cuestión de segundos, apoyados en medios internacionales, no les queda más que posicionar una mentira de la que solo tienen un vídeo oscuro y en baja resolución muy pixelado, en el que a duras penas se puede ver a Nicolás trotando y luego regresándose a atender a alguien que casi no se distingue, algo se le cae esta persona, él se agacha a recoger lo que se cayó, se lo regresa a la persona, la saluda con un abrazo y termina el vídeo.

Qué lástima esta pobre oposición, siempre dependa de una foto o vídeo manipulado como forma de hacer (?) política.

Y como la comiquita, solo hacen: “un show más”.

Comentarios

x

Check Also

ANC y unidad nacional Por: Luis Brito García

1 Más que un país, Venezuela parece una colección contradictoria de estados y municipios. En virtud de un proceso neoliberal de descentralización dirigido por la Comisión Presidencial de Reforma del Estado, ...