¡Lo que debes saber! Técnicas milenarias que te llevarán al orgasmo

martes, 13 de septiembre de 2016 03:16 pm

Para quienes ven el sexo como un desafío, la búsqueda constante de aumentar el placer es una cuestión prioritaria. Descubre estas técnicas milenarias

Esta búsqueda del placer no es precisamente producto de la sobre explotación sexual a que estamos expuestos en la actualidad, existen técnicas aplicadas por pueblos ancestrales, desarrolladas, mejoradas, pulidas durante siglos, cuya eficacia está más que comprobada.

1: La pinza birmana

La idea es masajear o masturbar el pene sin manos, utilizando los músculos del interior de la vagina. La técnica proviene de India y se les enseñaba a las sexo servidoras de lujo. La vagina se convierte en el órgano de succión del pene similar al movimiento que hace la boca al practicar sexo oral. Este ejercicio es similar al de Kegel.

Ahora viene la parte más intensa, cuando el hombre está a punto de eyacular, la mujer debe usar sus dedos para hacer una pinza en la base del miembro viril para retrasarla, los dedos pueden ser los del pie o los de la mano. Cuando el orgasmo es inevitable, la chica debe retirar la pinza y presionar entre el escroto y el ano. La leyenda dice que ellos se desmayan del placer que reciben.

2: La hormiga caliente

¿Amante de los insectos o la intensidad? Esto es para ti. La técnica está basada en la colocación de hormigas en los testículos y cerca del ano del hombre mientras la mujer realiza sexo oral. Te estarás preguntado para qué sirven los bichos, bueno las cosquillas que se sienten en la piel aumentan el placer al igual que las mordeduras de los animalillos.

La técnica proviene de Japón y era una costumbre en los burdeles de lujo. Si no encuentras un hormiguero cerca, también se usan lombrices o caracoles. Pero si te sientes con muchas ganas de experimentar, deberás colocar los insectos en la entrada de la vagina, así el placer es para ambos.

3: El carrete filipino

La idea es amarrar un cordel en la base del pene para estrangularlo durante las fases del coito. Se cree que si sometes a presión al órgano, el placer cuando llegue el orgasmo será inexplicable. Es recomendable que aprendas los tiempos en que debes ejercer la presión, por ejemplo, cuando estás haciendo sexo oral el hilo debe estar flojo, cuando inicia el coito lo ajustas un poco más y cuando sientes que él va a eyacular, lo aprietas aún más, pero cuando la eyaculación llega, lo tienes que soltar para no poner en riesgo su salud. Si no lo haces correctamente, mejor no te decimos que pasa, pero mejor hazlo bien.

4: El cangrejo ruso

Se trata de un golpe seco e indoloro en la zona de las costillas del hombre, el cual hará que su ano se contraiga y le provoque más placer, al momento del golpe el pene debe estar dentro de la vagina. El giro de la historia es que la maniobra requiere de 2 mujeres, una que es penetrada y la otra que da el golpe al hombre. El golpe debe ser dado en la mitad o casi al final de la relación sexual, pues la contracción anal sumamente placentera adelantará la eyaculación.

5: El balanceo tibetano

Los grabados que narran la vida de los tibetanos muestran a parejas realizando esta técnica. La idea consiste en que el hombre se coloque en la postura de flor de loto, la mujer deberá enroscar las piernas alrededor de la cintura de él y así se logre la máxima penetración. No parece tan exótico, pero la magia de la técnica consiste en la respiración de las bocas de ambos, cuando él exhale, ella inhala y viceversa, todo sin sacar el pene de la vagina. Cuando ella inhala, deberá mecer su pelvis hacia adelante y contraer los músculos vaginales, cuando ella exhale deberá mecerse hacia atrás y relajar los músculos de la vagina. El orgasmo se logra luego de un momento hipnótico.

6: Seven textures

En Shangai se ofrece un servicio en los hoteles que se llama de esta forma y consiste en realizar a la pareja diversas felaciones, pero en cada una de ellas deberás tener algo diferente en la boca, por ejemplo, en una puede ser sidra caliente, en otra helado o cubos de hielo, champagne o Crazy dips, esos dulces que efervescente dentro de la boca; a fin de que sienta diversas texturas.

Sobre Pedro Poller