Los códigos del hampa Por: Roberto Enríquez

martes, 27 de septiembre de 2016 10:42 am

EN

La dictadura fétida y malviviente de Maduro no haya qué inventar para sostenerse en el gobierno, a pesar de que el pueblo no lo quiere. Violan la Constitución a su sobrada gana; abofetean al venezolano y vejan su dignidad; atropello tras atropello de un gobierno delictivo…que, como todo delincuente, siempre termina mal. Maduro va a terminar muy mal. Y no es una amenaza, es una sentencia, la misma sentencia que le ha salido a los tiranos y violadores de los derechos del pueblo: pasar al basurero de la historia.

Anunciar 5.392 máquinas captahuellas y 20% por estado, y no por circunscripción nacional como establece la Constitución, no es otra cosa que otro zarpazo desesperado y provocador del vándalo de Miraflores. La lucha por el revocatorio la han convertido en otro viacrucis popular. Ya no les basta con el hambre, las colas, la inseguridad, la inflación más alta del mundo, sino también le taponean a los venezolanos el derecho de decidir en el revocatorio constitucional.

Con malandros no se puede tener modales. Con el hampa no se puede hacer política de salón. Estamos en un territorio en donde el cálculo personal o partidario está demás, muy demás. Los venezolanos están sufriendo mucho y no es simplista decir que ese sufrimiento es por culpa del gobierno. Cada paso que vayamos a dar a partir de ahora debe ser muy unitario, el pellejo de todos está en juego, no es el destino político de zutano o perencejo: es el destino de un pueblo que merece ser libre y feliz.

El hampa tiene sus códigos: “o te sometes o te mato, y para demostrártelo te muestro la pistola”. “Te secuestro a un ser querido (presos políticos) para que me des lo que yo quiero”, “plomo o plata” “cárcel o te callas”. Los códigos de la extorsión y el chantaje, de la amenaza y la imposición son el vademécum que aplica a los venezolanos el adefesio de Maduro y su pandilla de maltratadores.

En esta hora tan compleja para la nación se necesitan como nunca verdaderos hombres de Estado, delirantes como Bolívar, valientes como Churchill, magnánimos como Betancourt, tenaces como Caldera, dignos como De Gaulle, humildes como Luis Herrera. El vuelo gallináceo está condenado al repudio popular, que por acción, ambición u omisión se ponen al servicio del régimen traicionando a compañeros o, peor aún, a todo un pueblo, acompañarán a Maduro en el mismo basurero.

Más unidad que nunca entre quienes de verdad quieren el cambio en Venezuela, independientemente de nuestros diversos enfoques. Unidad auténtica y solidaria me atrevo a exigir.

“Lo que esperamos es que esa unión sea efectiva y para animarnos a la gloriosa empresa de nuestra libertad. Unirnos para reposar, para dormir en los brazos de la apatía, ayer fue una mengua, hoy es una traición”. Simón Bolívar, discurso en la Sociedad Patriótica del 3 de julio de 1811.

Comentarios

x

Check Also

ANC y unidad nacional Por: Luis Brito García

1 Más que un país, Venezuela parece una colección contradictoria de estados y municipios. En virtud de un proceso neoliberal de descentralización dirigido por la Comisión Presidencial de Reforma del Estado, ...