Barbarie y conflicto Por: Bruno Renaud

Domingo, 6 de Noviembre de 2016 10:40 am

Noticiasx7

Hace 50 años tuve la suerte de un primer viaje por el llano del Guárico, Barinas, Apure. Me fascinaron inmediatamente estas extensiones inmensas, horizontes abiertos… y me decepcionó enormemente la presencia del alambre de púas. Más que separación entre lo mío y lo tuyo, ese agresivo hilo de metal hería mi libertad de paso y troncaba mi romántica idea de poder volar a caballo, comulgando sin límites con la naturaleza. La lectura de Doña Bárbara vino a calmarme: yo, ignorante musiú, entendí la necesidad de domesticar la barbarie para civilizar la relación humana. Pero ese triste y necesario alambre de púas no termina de nutrir mi meditación. ¿Ha logrado suprimir los dramas del Llano? Parece que no. Pero sí tiende a “domesticarlos”.

Aquí nos viene el lugar de la domesticación: el domingo pasado se instaló, con múltiples participantes, la comisión destinada a lidiar con nuestro conflicto venezolano. La comisión, tan necesaria como el alambre de púas, ¿podrá terminar totalmente con nuestro conflicto? Es poco probable. ¿En dos semanas? Sería muy irreal pensar que sí. Este conflicto tiene raíces profundas fuera de nosotros.

El antropólogo Levi Strauss decía que “el bárbaro es aquel que cree en la barbarie”. Bárbaro es aquel que ya no ve al otro como un ser humano, sino como un error-horror de la naturaleza, que habría de ser suprimido. Con esa tesis, la “cultura” determina el perfil del “bárbaro”: aquel que amenaza mis supuestos derechos, ventajas o seguridades. Extranjero inmigrante. Contestatario, hereje. Chavista rajado. Antichavista furibundo. Con “él”, el conflicto es permanente. Es decir: el conflicto hunde raíces en nosotros mismos.

El problema de nuestra convivencia es el de saber cómo estar en comunión con “el otro” aun sin compartir sus opiniones. Cómo pensar el mundo y la vida sin automática promesa de paz. Qué elemento reintroducir en nuestra conducta diaria para hacerle frente, amablemente, al conflicto instalado en nuestras vidas. Porque si no lo logramos, entonces sí, nos volveremos totalmente bárbaros. Como la misma guerra que nos haremos, y nos moriremos juntos en el intento. Nos han avisado: la IIIª Guerra Mundial no está lejos, y pasa por nuestro país.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...