Foto: EFE

El papa invitó a 1.000 presos al Vaticano

domingo, 6 de noviembre de 2016 03:08 pm

Mil detenidos acudieron este domingo al Vaticano, invitados por el papa Francisco, que aprovechó la visita para pedir a las autoridades civiles reducciones de pena y mejoras en la vida de los presos.

12 nacionalidades

Los detenidos, de 12 nacionalidades distintas, estaban todos encarcelados en Italia, salvo 35 presos que viajaron desde España. Seguidos de una escolta muy discreta, participaron por la mañana en la Basílica de San Pedro a una misa especialmente dedicada a su “jubileo”.

Aunque algunos de los presentes se hallaban en libertad vigilada o gozaban de un permiso penitenciario, otros cumplían cadena perpetua, como un hombre que tomó la palabra en la basílica sujetando por el hombro a la madre del joven de 15 años, Andrea, al que había asesinado.

“Soy un hombre condenado de por vida, encarcelado desde hace 25 años”, anunció este preso de la cárcel de alta seguridad de Opera, cerca de Milán (norte).

“Vino a la cárcel a lanzarnos su rabia”, contó el detenido. Pero su fe permitió que se acercaran en su “dolor”. El pasado mes de marzo, para su primer permiso de salida en 24 años, el asesino de Andrea acudió a la tumba de su víctima y fue acogido por Elisabetta.

El Vaticano invitó a otras 3.000 personas a ese jubileo, incluidos familiares y empleados de prisiones.

Sobre Pedro Poller