Foto: Referencial

El futuro del diálogo Por: Eleazar Díaz Rangel

Domingo, 20 de Noviembre de 2016 11:00 am

Noticiasx7

Con todas las virtudes y de positivo y esperanzador que ha tenido la mesa de diálogo y su declaración Convivir en Paz, que seguidamente encontrò apoyo de Últimas Noticias antes que en ninguna otra institución a las que se hizo expreso llamado, no sorprende que tenga detractores en el seno de la oposición.

Es más que esa trascendente reunión, donde las partes expusieron sus posiciones en cada una de las cuestiones discutidas, y sobre la mayoría de las cuales hubo consenso en que concluyera exitosamente se debió a la voluntad de ambos lados. En esta etapa no era posible avanzar más, ninguno de las dos partes tenía la suficiente superioridad para imponer sus criterios, y si realmente se trataba de un diálogo, como en todos los desarrollados exitosamente en casos de conflictos armados o no, internos o entre países, fue necesaria una firme decisión de reconocer al adversario y de dar para recibir. Solo en esas condiciones fue posible ese acuerdo y el compromiso de cumplir lo prometido y darle continuidad a estas reuniones.

En este sentido, ¿qué interés tiene denunciar que una de las partes no cumplirá sus compromisos y obligaciones, cuando lo más prudente y sensato es aguardar un tiempo prudencial?

La declaración señalada ha tenido otros efectos más o menos previsibles, como han sido la agudización de las tensiones, divergencias y rupturas en la MUD. Quienes siempre estuvieron en desacuerdo con atender las invitaciones que hacía el presidente Maduro al diálogo, y una vez conocida la firme exhortación del Vaticano, no tenían para dónde coger, como se dice popularmente, y sus sectores mayoritarios, democráticos, opuestos a la vía violenta, desatendieron las presiones e intimidaciones, se sentaron a la mesa y acordaron con su contraparte lo que ya todos conocemos.

¿Qué nos espera ahora? Que se cumpla lo prometido, lo que ocurrirá a ritmos distintos; aunque en la mesa son iguales, en la realidad no es así. En una parte puede haber impedimentos legales o de otro orden que demoren su aplicación; en otra, presiones de distinta naturaleza, inocultables, como habrán visto. Pero como el país lo espera, lo acordado se cumplirá.

Lo que sí seguimos observando es que ha habido pocos cambios en el lenguaje; no se le ha rebajado dos, como se pidió en la primera mesa de diálogo; se oyen voces de ambas partes que no contribuyen al desarrollo de tan importante iniciativa en torno a la cual hay tantas expectativas, aquí como en el exterior.

Para quienes han dudado que el mayor fraude electoral en la historia de Venezuela fue el ocurrido en 1952, cuando se elegía una Asamblea Constituyente; la prensa del 2 de diciembre anunció estos resultados: URD 294.595. El FEI 147.528, y Copei 89.985. Ganaba la oposición a la dictadura pese al llamado a abstención que hizo AD.Hubo dos días sin prensa y el 6-12 el nuevo Consejo Supremo Electoral anunció los definitivos: FEI 49 diputados, URD 25 y Copei 7. El fraude fue completado con la expulsión de Jóvito Villalba y otros líderes de URD, y la rígida censura; la prensa solo informó lo que el Gobierno ordenaba.

La ultraderecha seguidora de Álvaro Uribe sigue siendo el foco de resistencia a los nuevos acuerdos de paz suscritos en La Habana entre el Gobierno y las Farc; muchos sectores del No los han apoyado y demandan su aplicación. Esa resistencia se encuentra también, según algunos analistas colombianos, en altos niveles militares, según se desprende de la posición asumida con la muerte de dos guerrilleros en circunstancias no aclaradas y que el Ejército se adelantó a calificar como lo hacía en épocas anteriores, parcializada y sin investigación alguna.

¿El episodio de los desincorporados está cerrado? ¿No tiene vuelta atrás? Hay quienes opinan que debe producirse la renuncia o que la Asamblea Nacional anule el acto de juramentación de cada uno de ellos. Entre tanto, seguirán conservando su investidura. Opiniones e interrogantes.

En homenaje a Jesús Romero Anselmi, el extraordinario periodista y gremialista, el ministro Ernesto Villegas inauguró una sala del Minci con el conversatorio “Los medios y las elecciones en EEUU”, que plenó el salón donde se evidenció el enorme fracaso de los medios, y se supone será escenario de discusiones sobre problemas de la comunicación y de la información.

No sé qué explicación podrán ofrecer los parlamentarios de oposición a quienes eligieron el 6 de diciembre, por sus reiteradas inasistencias, que les han hecho romper el récord de mayor número de sesiones suspendidas por falta de quórum.

En estos días fui testigo de un episodio que refleja ciertas distorsiones por la demorada decisión de ofrecer billetes de mayor denominación. Estaba en una farmacia, y una señora pagaba 11.200 bolívares con billeticos de a cien, y debió contarlos hasta tres veces; le faltaban cien, y la empleada lo hizo otras dos veces, con la consiguiente pérdida de tiempo para todos, y entre tanto, se formó una colita de tres personas para que con su tarjeta, le dieran parte de ese dinero efectivo que la farmacia estaba recibiendo. Como para que Nelson Merentes lo presenciara.

El impronosticable

En países europeos, en Rusia, China, Japón, y en todo el mundo, hay incertidumbre por la política exterior deDonald Trump quien, aunque no la ha definido pero sí ha lanzado unos anticipos sobre organismos internacionales de los cuales participa EEUU, como los Acuerdos de París sobre el cambio climático, la estructura de comercio de los países del Pacífico, el Tratado de Comercio con México y Canadá, y de la propia Otan. “No podemos seguir sufragando sus elevados gastos”, ha dicho, y amenaza con retirarse. Mientras los últimos tiritos de Obama son para tratar de mantener todo igual.

Igual expectativa existe en América Latina: en esencia no debían producirse cambios que no sean los de rescatarla como su antiguo patio trasero. Pero siendo tan impronosticable hay que seguir expectante, cauteloso, no jugar posición adelantada, como comentaba Roy Chaderton hace poco. La región no es prioridad en su política exterior; habrá que esperar los primeros gestos y definiciones.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...