La protección constitucional Por: Beltrán Haddad

Domingo, 20 de Noviembre de 2016 12:57 pm

Noticiasx7

Una vez oí decir al presidente Chávez que la Constitución es para nosotros lo que el Popol Vuh significó para el pueblo maya, el libro sagrado de los quichés, el de las ideas cosmogónicas, de los conocimientos y las costumbres de ese pasado de una civilización indígena, quizá la más brillante de América, donde todo comenzó cuando no había nadie, no existía nada y los dioses crearon el agua y la tierra, el día y la noche y así muchas cosas de la creación y luego, de pronto, aparece la idea de los primeros hombres de maíz. El libro de la comunidad. Esa comparación de Chávez fue grata y nos permitió pensar en nosotros mismos y en lo que debemos ser y hacer en esta comunidad pintada de razas y costumbres; pero algo más, nos advierte acerca de lo que debe ser sagrado y habla de la Constitución, de ese pequeño libro azul que, como nadie en ningún país, lleva el venezolano en su bolsillo, y lo invoca y lo defiende porque ese libro lleva su vida personal y su vida ciudadana en un Estado constitucional de derecho y de lo que significa la protección constitucional.

En medio de la crisis que nos afecta, pasamos por situaciones determinantes para el futuro del Estado de derecho. Pero es el momento en que la Constitución juega un papel fundamental, proyectada con los nuevos paradigmas. Todo se somete a ella, incluida la legalidad misma. La Constitución no solo disciplina la formación de leyes, sino que impone prohibiciones y obligaciones a la Asamblea Nacional y a los otros poderes. Por supuesto, como garantía jurisdiccional de la constitucionalidad está la Sala Constitucional. No es de extrañar, entonces, la acción de amparo solicitada por el Procurador general de la República en protección del presidente Nicolás Maduro y de la estabilidad democrática del país, así como la sentencia de dicha sala del 15 de noviembre de 2016, que declaró manifiestamente inconstitucionales y absolutamente nulos los actos de la Asamblea Nacional, incluidas las leyes, por su desacato a la Sala Electoral del TSJ. Por eso, ordena a los diputados abstenerse de continuar el pretendido juicio político al Presidente y de dictar cualquier tipo de acto al margen de sus atribuciones o que contraríe la Constitución. Aquí se manifiesta la supremacía y la fuerza de la Constitución, y aquel propósito de Chávez en la magia de su comparación.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...