Mala conducta… Por: Gloria Cuenca

Domingo, 20 de Noviembre de 2016 01:05 pm

Noticiasx7

Nosotros, venezolanos mal hablados, como se dice en lenguaje corriente; no solo por las groserías, vulgaridades y otras expresiones que utilizamos a diario, además del comportamiento, desagradable y maleducado, que se ha hecho cotidiano; nos volvimos mala conducta en la gran mayoría. Consecuencia del padecimiento pretendidamente inexistente de venezolanos que no aceptamos ceder ni un milímetro más en nuestro país y en el ámbito de la democracia.

¿Cómo no reaccionar con agresión y violencia ante lo absurdo que vivimos y padecemos o, con exactitud, sobrevivimos ante tanta ignominia? Sin embargo, “allí está el detalle”, como diría el inolvidable Cantinflas: prueba de democracia, solidaridad, tolerancia y civilización, en una escala de 1 a 20; lo califico con 15. Difícil ante la avalancha de arbitrariedades que se multiplican ante nuestros ojos.

En ese momento se pone a prueba, se somete a examen, nuestra conducta democrática, nuestra educación ciudadana, también nuestra paciencia y la profunda convicción en la existencia de Dios. Teniendo Él la sabiduría suprema, nos manda a probar en un tema que pareciera que tenemos pendiente.

Todas las situaciones y decisiones, aun cuando parezcan arbitrarias, tienen su explicación. Algunas cosas las pasamos por alto. No meditamos en ellas, damos por sentado que ocurrieron por casualidad. Como no creo en casualidades, sino en causalidades, recuerdo que fue de Venezuela, en el siglo XIX, que salió el Manual de Carreño, para enseñar buenas formas, buenas maneras a la hora de la acción cotidiana y en los actos especiales. Era materia fundamental, en mi época, las clases sobre ciudadanía, buen comportamiento, reglas de uso social -algunos las confundían por su parecido- con las normas de protocolo. También hubo quien confundió esas normas del buen comportamiento, con las normas de ética y de moral. Es fácil pasar desde el mal comportamiento, afectando a las reglas sociales, a la falta de ética y moral.

¿Por qué se les ocurrió eliminar la materia Formación Moral y Ética en el bachillerato? No me lo explico. Estoy convencida de que lo más importante de saber sobre el proceso educativo es que no termina jamás. Salen unos alumnos, vuelven otros, únicos y diferentes, y el docente tiene que empezar a repetir normas, pautas, reglas. “Desde que, el mundo es mundo”, diría mi querida suegra. Portarse bien es importante y la mala conducta reprobable.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...