¡Tiene sus riesgos! Escuchar música mientras te ejercitas podría ser desfavorable

Martes, 29 de Noviembre de 2016 12:22 pm

Reporte1.com

Escuchar música al tiempo que se realizan ejercicios físicos es una práctica muy usual entre atletas profesionales y entre deportistas casuales, sobre todo ritmos rápidos que estimulan y hacen mover el cuerpo hasta límites insospechados.

Temas como Gonna Fly Now y Eye of the Tiger de la película de Rocky, Wild Thing de La Pelota Mágica, entre muchas otras pueden aumentar hasta 70% la duración del ejercicio por parte de una persona.

Investigaciones recientes del profesor Lee Bartelt, fundador y director del Centro de Investigación de Música y Salud de la Universidad de Toronto, explican que “cuando tienes una música con un ritmo energético se detona un elemento emocional que te hace sentir mejor. Puede ser un estímulo de endorfinas”

Ahora, esta estimulación que motive al movimiento puede traer consecuencias negativas a nivel físico por diversas razones como la fatiga, la falta de ritmo y las afecciones de oídos.

El preparador físico Juan Francisco Marco, profesor de Alto Rendimiento en el centro de ciencia deportiva, entrenamiento y fitness, en España explicó que la música puede incrementar el volumen del ejercicio que se realiza, sobre todo en aeróbicos, por lo cual se pone en riesgo la capacidad de percibir el nivel de esfuerzo al que se somete el cuerpo.

“Si lo que haces, digamos entre comillas, es engañar al cerebro con la música, ya que al ser un estímulo agradable el cerebro lo registra como algo preferente, no se percibe la señal que puede mandar el músculo cuando se siente cansado“, explicó Marco.

“Aquí es donde puede venir el peligro, porque esto afecta a todo tipo de deportistas, desde los de élites hasta los casuales. El riesgo es que se pueden sufrir desmayos, se pueden producir hipoglucemias o deshidratación“.

Falta de ritmo

Tanto las ventajas como desventajas de escuchar música van relacionadas unas con otras, porque dependiendo de la intensidad es importante seleccionar un ritmo u otro. Para ejercicios de fondo, se recomienda una música moderada. En cambio, para los de mayor intensidad se puede optar por el rock o música tecno.

 “Realmente puede altera el entrenamiento. Si tienes una música un poco acelerada en una carrera de fondo te puede romper el ritmo de carrera y a nivel psicológico te puede llegar a saturar y bloquear”.

“Es igual que si a un ejercicio de alta intensidad le pones una ritmo lento, música clásica o un house la tendencia es a relajarte y no consigues el mayor rendimiento o los beneficios que estabas buscando“, dijo el especialista en entrenamiento físico español.

Cuidado con el oído

Cuando un individuo escucha su música predilecta, rinde más que cuando escucha la música de una sesión grupal, pero se debe cuidar el volumen, porque si se escucha muy alto puede causar problemas auditivos.

“Hay que llevar un volumen de música adecuado ya que no por escuchar la música más alta vas a conseguir más motivación”, alertó Marco.

Finalmente, hay que estar atentos si se realizan las sesiones deportivas al aire libre, de fijarse de las personas, huecos, vehículos y otros elementos, ya que la música puede actuar como elemento distractor.

Comentarios

x

Check Also

Descubren 91 volcanes debajo de la sábana de hielo de la Antártida

Geólogos de la Universidad de Edimburgo acaban de encontrar la región con más densidad de volcanes de la Tierra, pero está cubierta por 2000 metros de hielo. El proyecto que ...