Mindful eating: 7 claves de esta nueva tendencia para perder peso

Miércoles, 30 de Noviembre de 2016 08:30 am

Mejor con Salud

El mindful eating (“alimentación consciente”) no es una dieta, sino una tendencia.

Se trata de una nueva forma de entender la alimentación que, si la aplicamos bien, nos puede traer grandes resultados.

Estamos seguros de que habrás escuchado en más de una ocasión la palabra “mindfulness”.

De hecho, hasta es probable que ya apliques a tu día día este método de meditación tan útil para reducir el estrés y desarrollar, a su vez, una conciencia más plena de nuestra realidad.

Sabemos también que, en materia de perder peso, como a la hora de regular el estrés o esa “hambre emocional” que a todos nos asalta de vez en cuando, existen muchas técnicas y enfoques que no siempre nos ofrecen el resultado que esperamos.

Sin embargo, nunca está de más probar nuevas opciones.

En algún momento hallaremos esa técnica, ese consejo o estrategia ideal que, de pronto, se ajuste a nuestras necesidades para cambiarnos la vida: para ayudarnos a perder peso y disfrutar de una buena salud.

Hoy en nuestro espacio queremos hablarte del mindful eating. Estamos seguros de que, al menos, te va a parecer interesante.

Qué es el mindful eating

El mindful eating parte del propio mindfulness. En este caso, los propósitos que se pretende alcanzar son los siguientes:

  • Practicar la atención plena resulta muy útil para todos y cada uno de los ámbitos de nuestra vida.
  • La alimentación es una parte esencial de nuestra existencia y, por tanto, debemos aplicar también esta estrategia en esta área fundamental de la que tanto los adultos como los niños pueden verse beneficiados.
  • En la actualidad, muchos de nosotros comemos rodeados de estímulos: la televisión, la radio, los sonidos de la ciudad o el trabajo, el estrés, el rumor de nuestros pensamientos y preocupaciones…
  • E incluso también nuestros platos quedan “saturados” a veces por una combinación desmesurada de sabores, colores y olores.
  • Todo ello ocasiona, a veces, una saturación mental donde dejamos de centrarnos en lo que importa de verdad: nuestra alimentación.
  • Nos limitamos a saciar nuestras emociones, pero no al organismo. Nos olvidamos de alimentar nuestro cuerpo como de verdad merece y necesita.
  • La comida es para muchas personas un área donde desahogar las emociones. Es algo placentero que nos permite canalizar el ansia y el estrés.

Por lo tanto, es una dimensión que debemos “controlar” y donde el mindful eatingnos puede ayudar.

Cómo aplicar el mindful eating

Mindful Eating

1. Antes de comer bebe un vaso de agua

Algo tan sencillo como beber un vaso de agua antes de las comidas te ayudará a reducir tu ansiedad y a perder peso. Asimismo, es una técnica eficaz para regular nuestra hambre emocional y para facilitar las digestiones.

Recuerda que beber agua mientras comemos tiende a entorpecer la absorción de los nutrientes o a llenar en exceso nuestro estómago. Así pues, lo ideal es tomar un vaso antes de comer.

Te hará sentir mejor.

2. Come en un lugar tranquilo, en silencio

Sabemos que no siempre es posible comer en tranquilidad. A veces, comer en familia supone tener que atender, hablar, reír, discutir  y escuchar la televisión. ¡Todo a la vez!

Todos estos estímulos harán que no seamos conscientes de nuestra alimentación, que no saboreemos esos platos, esas frutas, esas verduras o esa carne como de verdad necesitamos. Casi sin darnos cuenta, comemos en exceso y mal.

Así pues, siempre que te sea posible, come en silencio y en calma.

3. No comas si no tienes hambre

A veces, vamos a un restaurante o a comer con unos amigos y nos forzamos a tener que terminar nuestros platos sin tener hambre. No es lo adecuado.

  • Asimismo, también es común sentarnos a la mesa y comer porque es la hora, o porque estamos aburridos o enfadados, o incluso cansados. En ocasiones, llegamos a creer incluso que comer es la solución a todas las preocupaciones.
  • La técnica del mindful eating nos dice que, antes de comer en exceso o de alimentarte porque estás nervioso, lo ideal es darte una ducha, salir a pasear o hablar con alguien.

La alimentación debe llevarse a cabo cuando estemos relajados, centrados en el aquí y ahora.

4. Tienes que comer de todo

Comer de forma sana

Alimentarte de forma consciente significa comer un poco de todo, sin prohibirte nada pero sin cometer excesos. La buena alimentación es variada, pero también relajada y responsable.

  • Esta técnica exige de ti que comas de forma variada mientras masticas con calma los alimentos, disfrutando de ellos y teniendo plena conciencia del aquí y ahora.

Para lograrlo, puedes llevar a cabo este tipo de verbalizaciones: “Estoy comiendo, disfruto de lo que como y estoy tranquilo, no tengo ninguna prisa. Estoy bien”.

5. Sé el último en acabar de comer

Las prisas son nuestro peor enemigo en la alimentación. Si comes rápido ingerirás, lo quieras o no, más de lo debido y, a su vez, tus digestiones serán mucho más pesadas.

  • Come despacio. Recuerda siempre que, al cabo de 20 minutos desde que has empezado a comer, será tu estómago quien te dirá que está saciado (no tu mente) de ahí, que valga la pena comer bien y sin prisas.

Y si eres el último en finalizar, mejor.

6. Media hora de ejercicio al día

Sal a correr, a caminar, a bailar, a pasear en bici… Practica la actividad aeróbica que más te agrade, pero mantente cada día en movimiento. Es fundamental para tu mente y tu cuerpo.

7. Practica la meditación

Mindful Eating

  • El mindful eating se nutre, al fin y al cabo, del mindfulness. Por tanto, no tendría sentido en sí mismo si no lleváramos a cabo algún ejercicio de meditación a lo largo del día.
  • Elige el  instante que mejor se ajuste a tus rutinas. La mañana, por ejemplo, antes de que nadie se levante y cuando el amanecer ilumina en calma nuestro salón, invita, sin duda, a un pequeño instante de meditación.

Prueba estas sencillas técnicas y descubre si te ayuda a sentirte un poco mejor y a perder algunos kilos.

Comentarios

x

Check Also

¿Existen las papas fritas saludables?

Las papas fritas van con todo. No importa la comida, siempre es una buena idea comerlas. El único problema en todo el aceite que tienen y en el colesterol que ...