Maryclen Stelling
Maryclen Stelling

¿Atrapados sin salida? Por: Maryclen Stelling

Domingo, 15 de Enero de 2017 10:44 am

ÚN

Gran parte de la ciudadanía -ese altísimo porcentaje que se resguarda, guarece y ampara en el centro político- le ha conferido un nuevo significado a la guarimba en cuanto espacio de sobrevivencia, convivencia y resistencia pacífica. Y aún cuando se centran en su universo privado y en su cotidianidad, ello no significa que han perdido conexión con el medio externo, con la realidad económica, política y trasnmediática del país. Por el contrario, el hecho de lidiar con la crisis multidimensional los reafirma en su posición, con lo cual conforman una suerte de solución de continuidad que desdibuja las fronteras políticas y refuerza la despolitización a la espera de una salida mesiánica.

Ajenos a ese panorama, los grupos políticos se pierden en sus propias agendas, se distraen en el egoísmo, desprecio y odio del adversario y priman las comunicaciones de orden bélico, suerte de partes de guerra de uno y otro bando. En consecuencia, se exacerba el clima de confrontación y los medios, con escasas excepciones, se radicalizan en su función informativa.

El diálogo pasa a segundo plano. El Psuv, en oposición a la MUD, afirma mantenerse en la mesa. El Vaticano aboga por la ruta del diálogo y solicita a Gobierno y oposición “gestos valientes” para que “las consecuencias de la crisis política, social y económica” dejen de pesar “sobre la población civil”. En paralelo, voceros de la Iglesia venezolana, aferrados a su agenda política, aseveran que “aquí hay una conspiración contra todos los venezolanos” y ponen en duda la participación de la Santa Sede en el diálogo. Portavoz del Gobierno devuelve la pelota y afirma que la cúpula de la Iglesia conspira contra el diálogo.

El estreno de Julio Borges, más la declaración de “abandono de cargo” del Jefe del Estado, potencian el conflicto de poderes y desnudan las diferencias internas de la oposición. El TSJ declara nulos actos de la AN por desacato y reitera que no tiene facultad para destituir al Presidente, quien entregará su memoria y cuenta al Poder Judicial.

Se descose la MUD y afloran las “individualidades”: deslinde de la decisión parlamentaria; marcha a Miraflores el 23-E; elecciones generales, presidenciales; sacar al dictador… En la otra acera: Presidente en ejercicio, cambio de Gabinete, Comando Antigolpe y cerco a la AN.
Agendas, que, cual trampas mortales, atrapan sin salidas aparentes.

@MaryclenS

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...