Levantan la alerta por tsunami en Papúa e Islas Salomón tras el seísmo de 7,9

Domingo, 22 de Enero de 2017 10:58 am

EFE

El Centro de Alertas por Tsunami del Pacífico levantó la alerta por riesgo de ola gigante en Papúa Nueva Guinea e Islas Salomón tras el terremoto de magnitud 7,9 que sacudió hoy la isla papuana de Bouganville.

El organismo indicó en su último comunicado que la sacudida provocó olas de 1 centímetro por encima del nivel habitual de la marea durante 44 minutos en el mar de Salomón, entre el este de Papúa y el oeste de Islas Salomón, y situó la profundidad en 168 kilómetros.

El centro añadió que puede seguir habiendo fluctuaciones menores en algunas zonas costeras pero indicó que “ya no hay una amenaza por tsunami por este terremoto”.

Inicialmente el centro había avisado que podría haber olas de entre 30 centímetros y 1 metro en Papúa e Islas Salomón, y había incluido en la alerta a Nauru, Vanuatu, Indonesia y las islas de Phonpei, Chuuk y Kosrae de los Estados Federados de Micronesia.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que vigila la actividad sísmica en todo el mundo, rebajó la magnitud del seísmo que inicialmente había medido en magnitud 8.

Inicialmente el hipocentro fue situado a 153 kilómetros de profundidad bajo el lecho marino, y el epicentro a 40 kilómetros al oeste de Panguna, en Bouganville, y a 637 al noroeste de Honiara, la capital de Islas Salomón.

La sacudida ocurrió sin que las autoridades informaran inicialmente de daños o víctimas.

El archipiélago de Papúa Nueva Guinea se asienta sobre el “Anillo de Fuego del Pacífico”, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida al año por unos 7.000 temblores, la mayoría moderados.

Un seísmo de 7 grados de magnitud golpeó en 1998 el mar de Bismarck, en el este de Papúa Nueva Guinea, y originó una ola gigante que arrasó decenas de aldeas y ocasionó más de 2.200 muertos.

Comentarios

x

Check Also

Papa Francisco pidió perdón a las víctimas por pederastia y condenó esa “monstruosidad”

El papa Francisco pidió perdón a las víctimas de abusos sexuales por parte de clérigos en todo el mundo, así como condenó esa “monstruosidad” y el “horrible pecado” de la pederastia, en el prólogo de ...