Foto: Julio Borges

Víctimas quieren respuestas Por: Julio Borges

Domingo, 29 de Enero de 2017 10:36 am

ÚN

La semana pasada asistimos a la morgue de Bello Monte, junto con un grupo de diputados, para solidarizarse con los familiares de los fallecidos por la violencia y la inseguridad.

Nos preocupa la inseguridad que vivimos todos los venezolanos, problema que vemos reflejado en las cifras de cierre del año 2016, con 28 mil muertes violentas, mientras que en lo que va de enero de 2017 ya son mil los caídos en todo el territorio nacional.

Con nuestra visita, mostramos nuestra solidaridad y nuestro dolor con lo que sufre toda la familia venezolana, sin excepción, que es el problema de la violencia. No podemos seguir en una Venezuela donde la vida no vale y la muerte está a la orden del día. Estamos en un país donde no hay justicia ni ley, donde no hay compasión con el sufrimiento de las personas.

Desde la AN estamos trabajando en un proyecto de Ley de Asistencia a Familias Víctimas de la Violencia, para que tengan la protección que merecen luego de perder a un ser querido. Es hora de que el Gobierno nacional entienda el sufrimiento de las familias venezolanos y esperamos que no se opongan a esa ley, que reivindicará el derecho a la vida de nuestros ciudadanos.

Ley de Barrios. El jueves realizamos la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional en Petare. Allí, los diputados de la Unidad y el pueblo aprobamos en primera discusión el proyecto de Ley de Regularización de la Propiedad de Tierras Urbanas y Urbanización de Barrios Populares, instrumento conocido como Ley de Barrios.

Ese proyecto de ley tenía 10 años engavetado porque los parlamentarios del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) nunca quisieron discutirlo. Con esa ley queremos una verdadera política urbana. Vamos a trabajar en función de que los venezolanos tengan vivienda digna, con servicios básicos y con herramientas para nuestros barrios.

Clap, mecanismo de exclusión. Cómo los Clap se han convertido en experiencia de exclusión, cómo se utiliza el hambre como mecanismo de control político, cómo han pretendido usar la necesidad para volcarnos como enemigos entre hermanos, entre vecinos.

El problema de fondo no es que los controles fallan; el problema de fondo acá es que el modelo no sirve.

El pasado jueves realizamos la Sesión Ordinaria de la Asamblea Nacional en Petare, allí los diputados de la Unidad junto al pueblo aprobamos en primera discusión el proyecto de Ley de Regularización de la Propiedad de Tierras Urbanas y Urbanización de Barrios Populares, instrumento conocido como “Ley de Barrios”.

Este proyecto de Ley tenía 10 años engavetado, porque los parlamentarios del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) nunca quisieron discutirla. Con esta ley queremos una verdadera política urbana, vamos a trabajar en función de que los venezolanos tengan vivienda digna, con servicios básicos y con herramientas para nuestros barrios.

Cómo los CLAP se han convertido en experiencia de exclusión, cómo se utiliza el hambre como mecanismo de control político, cómo han pretendido usar la necesidad para volcarnos como enemigos entre hermanos, entre vecinos.

El problema de fondo no es que los controles fallan. El problema de fondo acá es que el modelo no sirve. Mientras no produzcamos alimentos en nuestro país y dependamos de la importación nunca tendremos anaqueles llenos. Mientras sigamos beneficiando a pequeñas mafias que siguen chupándose la renta petrolera y los dólares del país, inventando importaciones que no llegan a ningún lado, seguiremos viendo a las personas comer de la basura y a las madres desesperadas por alimentar a sus hijos.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...