La justicia restauradora Por: Beltrán Haddad Haddad

Domingo, 5 de Febrero de 2017 09:01 am

Noticiasx7

Hoy vamos a considerar un tema de derecho penal porque hace tiempo surgió una pregunta que cuestiona la vieja idea del delito como una relación exclusiva entre Estado y delincuente. Muchos decían, y seguramente aún sostienen, que eso es un problema que solo compete al Estado por tener la potestad penal. En parte es verdad, pero ya nadie puede negar que existe una situación de deslegitimación continua de la potestad penal del Estado. Por eso, alguien pensó y se preguntó desde un ángulo reflexivo: ¿de quiénes son los conflictos? Esa fue la interrogante cuestionadora de la relación Estado-delincuente que dejaba por fuera a la víctima.

Por esas cosas que se dicen y se discuten en el derecho penal, ya no es posible concebir al Estado como único protagonista en la solución penal. Tampoco ha sido fácil aceptar la justicia restauradora, pero es una justicia que puede darse perfectamente dentro del sistema penal porque no se trata de prescindir de la pena. En ella no se excluye definitivamente la prisión, pero la mediación víctima-delincuente y otros medios pueden dar una salida de solución a un conflicto.

En Venezuela, los llamados “acuerdos reparatorios” son formas de justicia restauradora. Por supuesto, hay delincuentes y delitos tan aberrantes que muy difícilmente pueden entrar por esa puerta. Lo importante es entender que la víctima se cansó de ser por mucho tiempo el “cero a la izquierda” en el proceso penal o, como diría Winfried Hassemer, la “simple figura de papel”. Ahora debe ser tomada en cuenta. Así fue como empezó el movimiento de víctimas que reclamaban ser atendidas por el sistema penal, pues se trata de una realidad que debe concentrarse, en primer lugar, en el daño que se le causa a la víctima individualmente considerada.

Así también nació la justicia restauradora con sus tendencias y sus antecedentes. Hoy, en nuestro país, la víctima tiene protección en el título correspondiente a los sujetos procesales por ser objetivos del proceso penal la protección y la reparación del daño causado a la víctima del delito. No solo son víctimas las personas naturales y sus familiares afectados por el delito, sino también socios, accionistas o miembros respecto de los hechos punibles que afectan a una empresa cometidos por quienes la dirigen o administran. La víctima debe tener siempre la posibilidad de la justicia restauradora.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...