Foto: archivo

AN vs TSJ: A fuego lento o se arrebata Por: Luis Vicente León

Domingo, 2 de Abril de 2017 11:20 am

Noticiasx7

Es difícil hacer, por ahora, una interpretación sofisticada sobre la decisión del TSJ de “suplantar” explícitamente las funciones de la Asamblea Nacional bajo la tesis de que esta se encuentra en “desacato”.

No podemos descartar la posibilidad de que estemos en presencia de un error de cálculo y que el gobierno no haya estimado los costos reales de esta insólita medida y que ahora se le vienen encima. Los errores en política son comunes y este gobierno ha cometido muchos de ellos. Pero siendo sincero, dudo que este sea el caso, incluso considerando los últimos acontecimientos que podrían dar la apariencia de recule no planificado. Mi primera impresión es que el gobierno ha planteado una estrategia deliberada de tira y encoje, pero que está preparado y dispuesto a la radicalización total si no logra bajar la tensión política manipulando a la oposición.

Las dramáticas consecuencias de una medida de este tipo: estrambótica, ilegítima y claramente antidemocrática, tenían que ser evidentes hasta para sus propulsores internos más irracionales. Y la única forma de que ellos se quisieran meter en esa sampablera, partiendo de una situación en la que no parecían estar en riesgo, frente a una oposición mayoritaria pero fracturada y débil, es que supieran algo que los llevara a necesitar radicalizarse y elevar la temperatura antes de tiempo, incluso considerando la posibilidad de cruzar una frontera prohibida momentáneamente, para dar luego unos pasos atrás, elevando el precio de aquello que podrían entregar a la oposición para calmarla, como por ejemplo el reconocimiento de la Asamblea y aparentar un juego institucional típico de un país con división, independencia y respeto de poderes, sin arriesgarse ellos mismos a lo que definitivamente es imposible que entreguen: la elección.

Una hipótesis que podría justificar este juego adelantado es que lo hiciera para salirle al paso a algunas fracturas internas en el chavismo. Las declaraciones de la fiscal son un ejemplo de este riesgo y no sabemos que más hay por detrás. En ese caso, es posible que el gobierno pensara que era vital abrir eljuego y tener más claro el mapa de amigos y enemigos internos, para luego actuar, hacer limpieza y negociar. Si este es el caso, es normal que su juego sea de ensayo y error.

Los costos internacionales de esta acción son elevados y lo saben, pero la verdad es que ya eran altísimos y difíciles de parar. Es una situación muy incómoda y peligrosa, pero la pregunta es: ¿para evitar el riesgo de que le corten la cabeza, estará dispuesto el gobierno a entregar su cabeza en una elección? La respuesta racional es NO. Siempre será menos malo que lo aíslen y no ir a una elección que los sacaría del poder como corcho de limonada, con costos de salida infinitos, que los pulverizaría política y personalmente.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...