El horizonte inmediato Por: César Miguel Rondón

Jueves, 6 de Abril de 2017 11:47 am

EP Mundo

Caracas el martes fue escenario de una violencia desmedida por parte de las fuerzas represivas del régimen. Desde muy temprano comenzamos a dar reportes en el programa a propósito de cómo se bloqueaban los accesos a la ciudad; en algunos casos de manera absurda y ridícula como, por ejemplo, atravesando un autobús en diagonal en la Cota Mil. Además, como ya es costumbre cada vez que la oposición anuncia una manifestación, cerraron por completo las principales estaciones del Metro de Caracas.

Pero como igual los manifestantes lograron la calle encabezados por los diputados, vino entonces la salvaje represión. Humo de lacrimógenas por doquier, palos, violencia, armas y balas. “A trancazo limpio fue el no pasarán –titula hoy 2001–. Contingentes de efectivos bloquearon las entradas de la capital para detener la caminata opositora hasta la Asamblea Nacional. Las escaramuzas dejan heridos a 12 manifestantes (uno de ellos de bala) y 7 policías, según versión extraoficial. La lluvia de gas pimienta afectó a 4 diputados. Reportan 13 detenidos. Dirigentes denuncian represión brutal y ataque armado de colectivos rojos en la autopista Francisco Fajardo”.

Diosdado Cabello fue la voz cantante del régimen: “La derecha anda buscando un muerto”, según le cita Últimas Noticias. ¿Qué tipo de frase es esta? Ella evidencia un desprecio absoluto por la vida humana. Es decir, según la concepción miserable y asesina de la política que tiene el régimen, un muerto es valor de cambio.

“El chavismo se excusa en un supuesto golpe de Estado para aplaudir la violación del derecho a la protesta pacífica”, dice una crónica en el Correo del Caroní, en Ciudad Guayana. Y de nuevo citan al diputado Cabello, quien denuncia que es la oposición la que busca generar un escenario de violencia por la manifestación en el centro de Caracas. Pero los diputados iban al Palacio Legislativo que es su sitio de trabajo. ¿Por qué una situación normal y cotidiana en cualquier parte del mundo en Venezuela es vista como un escenario de violencia?

Ayer vimos en los videos difundidos por las redes sociales –porque los canales de televisión se mudaron a otro país– cómo Henry Ramos Allup trataba de explicarle al oficial al mando del piquete represivo, el general Zavarce de la GNB, que él y sus colegas iban a trabajar. El general, visiblemente nervioso, solo repetía como absurda letanía: “Pidan permiso, pidan permiso”. Además del consabido: “Yo obedezco órdenes superiores”. No, general, no se escude cobardemente en frases hechas. Usted es responsable directo de la violencia que genere. Y esto vale igual para todos los oficiales que repriman, desbordando límites constitucionales, al pueblo venezolano en las calles.

Según Cabello, el pueblo chavista fue el que impidió que se llegase a la Asamblea Nacional. Entonces el supuesto pueblo chavista se limita a las fuerzas represoras y los llamados colectivos, estas bandas armadas de facinerosos, delincuentes y malandros.

Mientras, Nicolás Maduro se fue lejos, como una manera de mantener distancia frente a los sucesos de la capital. Se fue al llano, y cual llanero solitario se amarró un pañuelo al cuello y se cubrió con un sombrero bien grandote. Desde allá sentenció: “El año que viene hay elecciones, prepárense porque les vamos a dar una pela”.

Julio Borges, al final de la jornada en rueda de prensa, dijo con todas sus letras: ¿Qué carajo se cree Nicolás Maduro? Porque las elecciones, según el diputado, son este año porque ya se han retrasado demasiado. Eso es lo que está planteado: asistir a un escenario electoral para que allí se dirima la difícil, la dura crisis que vive el país.

Pedro Nikken, quien fuera juez y presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, declaró en Unión Radio: “El país tiene que ir a un diálogo, pero un diálogo serio que efectivamente sea para buscaruna salida, no para ocultar la realidad”. Y advirtió que lo ocurrido con el Tribunal Supremo de Justicia es muy grave, porque “el máximo órgano judicial que debería dirimir las dificultades, por el contrario se ha convertido en el centro del problema. Entonces estamos en un país que ha perdido su sistema inmunológico”.

¿Qué le pasa a un cuerpo vivo cuando pierde su sistema inmunológico? La muerte. Ese es el horizonte inmediato. Hay que evitar por todos los medios necesarios que muera el país.

Lea también:

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...