El informe de la Fiscal Por: Pompeyo Márquez

Jueves, 6 de Abril de 2017 05:00 pm

Noticiasx7

La fiscal general, Luisa Ortega Díaz, se ha convertido de la noche a la mañana en la gran noticia, pues sus palabras han recorrido el mundo, asombrado porque un país en pleno siglo XXI pueda ser desgobernado por un minúsculo grupo de irresponsables que en nombre de una “ideología” lo han destrozado.

Quedó al descubierto un nuevo autogolpe, donde se pasó la raya amarilla del irrespeto a la Constitución y a las normas de la convivencia democrática. Desde la elección de Chávez hemos estado sometidos al reino de la arbitrariedad, de la autocracia, de la corrupción, y ahora de una crisis económica como jamás había sufrido nuestro país. Este es uno de los momentos más críticos que haya vivido la República desde 1830 en adelante. Se trata de un régimen sin ninguna noción de lo que representa el Estado de Derecho, de vigencia de una Constitución, por cierto fabricada en una Constituyente hecha a imagen y semejanza del autócrata.

Al gesto de la Fiscal de no hacerse cómplice de las barrabasadas que se arguyen desde el Ejecutivo no hay que restarle significación, porque, además de haber desafiado a Miraflores, tiene mucha trascendencia el informe que sobre su gestión de 2016 colocó “contra las cuerdas” -como a los boxeadores- a los responsables de la seguridad ciudadana, pues con bastante coraje terminó de desnudar la faz de un régimen sanguinario, un país que se desangra sobre todo en su juventud, además de lo ya conocido: el hambre, la inflación, la carencia de justicia que ha instaurado -para decirlo en palabras de Tulio Hernández en su obra Una nación a la deriva-, un “Estado malandro”.

La Fiscal aporta datos espeluznantes: 21.752 homicidios en 2016, con una tasa de homicidios de 70,1 por cada 100 mil habitantes, un repunte de 12 puntos porcentuales; la participación de organismos de seguridad en hechos sangrientos, el crecimiento del río de sangre que martiriza a nuestro pueblo, son indicativos de hasta dónde se puede llevar a un país a su más bajo nivel.

La reacción nacional e internacional que provocaron las sentencias 155 y 156 del TSJ y la valiente actitud de la Fiscal, colocan en sentido más que de urgencia la necesidad de un cambio político que restituya las instituciones, abra las puertas de las cárceles y permita conquistar un régimen constitucional, democrático, plural, un gobierno que inicie la reconstrucción del país para lo cual -insistiremos hasta el cansancio-, todos somos necesarios.

@FundaPompeyo

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...