Venezuela: Enmarcada en la caotización Por: Cesar García

Sábado, 22 de Abril de 2017 03:04 pm

Noticiasx7

Una vez más (lo digo con profundo pesar), las calles de Venezuela se han visto ensangrentadas producto de la violencia desatada en las últimas semanas a razón de las recurrentes manifestaciones de calle que han sido convocadas por dirigentes políticos de oposición las cuales (inducidas o no) se han salido de control y arrojado un saldo poco favorable para el interés público nacional en lo referente a daños materiales pues se han suscitado saqueos, destrucción de propiedad pública y privada aunado a ello los conflictos, los enfrentamientos, la represión, los excesos, los abusos y la tensión han estado presente a la orden del día pero lo que resulta más triste es que la muerte no se ha hecho esperar.

Estos hechos ponen en evidencia una realidad que la gran mayoría de los venezolanos conoce de primera mano (acéptese o no) y es que tanto el gobierno como la oposición insisten en invisibilizarse mutuamente y tal situación aunado a la crisis económica, la crisis social y la crisis moral que atraviesa el país enmarca a Venezuela en un escenario de completa caotización.

El asunto a considerar (si hay interés en ello) es quién o quiénes serían los verdaderos beneficiarios de que esta imagen de caos trascienda, se prolongue y se mantenga en el imaginario de las personas que nacional e internacionalmente consultan o reciben información sobre Venezuela a través de las diferentes redes sociales sin atender a los contextos y esto no solo aplica para aquellos cuya inclinación y matriz está programada a cubrir o difundir (sea cierto o no, corroborado o no, verificado o no) noticias que exclusivamente resulten contrarias al gobierno en turno pues también aplica al gobierno que insiste en recalcar o reiterar que los desafectos a su régimen son apátridas, contrarrevolucionarios, terroristas o golpistas. Se pone en evidencia que la manipulación del lenguaje y los medios son una herramienta efectiva para alentar las polarizaciones y los dirigentes de cada bando están en cuenta de ello.

Hay realidades y penurias vivenciales que son severas y trágicas las cuales no requieren mayor exacerbación pues el venezolano de a pie (chavista, madurista, opositor, ni-ni) las conoce muy bien y se siente profundamente afectado por ellas: una delincuencia insufrible y prácticamente indetenible que viene desangrando al país con muertes diarias, una escasez de alimentos y medicinas que tiene en jaque a miles de venezolanos, una inflación que parece imparable, un aparato nacional productivo consumido por la aplicación de malas políticas públicas. En este marco de realidades la caotización ya está dada, es real y evidente; no obstante, avivar llamaradas con imágenes o hechos descontextualizados en nada resultan benéficos a la salud y tranquilidad pública.

¿Hay derecho a manifestar y a expresarse libremente en el marco de las leyes establecidas? Claro que sí, en ese sentido ninguna voz debería ser silenciada y ninguna protesta, queja o demanda reprimida pero manipular las emociones, hacer viral una imagen, video o información fuera de contexto sin corroborar la fuente, las circunstancias o el hecho en sí es algo que puede resultar sumamente perjudicial para toda la nación.

Una imagen vale más que mil palabras es una frase muy conocida que hoy puede aplicarse a Venezuela con gran eficacia gracias a las redes sociales poniendo en evidencia una condición social donde decantarse por la verdad no parece ser la opción principal pues la verdad de las redes está supeditada a la  tendencia, la viralidad de la información compartida o la cantidad de seguidores que se logré pero el máximo interés es mostrar a una nación como incapaz de resolver sus propios asuntos o necesitada de un tutelaje. Pero confiemos en que una gran mayoría de los venezolanos siga creyendo que el diálogo, el entendimiento, el respeto, la inclusión política verdadera, la solución pacífica de los conflictos es la mejor alternativa para dirimir las grandes diferencias que mantienen fragmentado al país.

Esperemos que el deseo de esa gran mayoría pueda prevalecer por encima del interés partidista y superponerse sobre la ambición de individualidades; en especial, sobre aquellos que buscan atajos para alcanzar el poder o aquellos que buscan su perpetuación.

 

“Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones”.

(Séneca)

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...