Foto: Archivo

Los hechos violentos Por: Eleazar Díaz Rangel

Domingo, 23 de Abril de 2017 09:36 am

ÚN

Imposible resumir los más importantes hechos criminales y vandálicos ocurridos entre el 19 de abril y este viernes: han sido tres días de muerte y de destrozos a la propiedad pública y privada; entre los primeros el hospital Materno Infantil Hugo Chávez, el liceo Gustavo Herrera, las instalaciones del Metro, varios CDI, Mercales incendiados, Corpoelec; en Maracaibo las sedes del Min-Vivienda y del Instituto de Deportes; en Valencia robaron el cableado de la autopista del Este, y otros daños menores; autobuses quemados en Margarita, etc., y en el sector privado decenas de modestos comercios saqueados en El Valle y otras zonas.

En cuanto a las víctimas fatales, deben sumar unas 20 muertes, entre ellas los ocho electrocutados cuando saqueaban una panadería en El Valle; una señora muerta en San Cristóbal por un militante de Vente Venezuela que disparaba contra motorizados, y entre los efectivos policiales se cuentan 50 heridos y 65 GNB. Seguramente conoceremos en las próximas horas el balance de estos días.

Por lo pronto, el vice El Aissami adelanta que “la derecha se alió con criminales”.¿Y cuál ha sido la posición de los opositores? Algunos de sus dirigentes más radicales estimularon de palabra estas acciones, en algún momento, quienes no las apoyaban pero se sentían presionados por los extremistas, y guardaban absoluto silencio; al hablar, lo que hicieron fue acusar al Gobierno como responsable de la violencia!!.

La tercera fase es la comunicación. ¿Qué se supone transmitieron las agencias internacionales de noticias al exterior? Acercarse a algunos de los principales diarios, escuchar y ver radio y televisión, permite saber que presentaban un panorama donde destacaban “la represión gubernamental contra manifestaciones y manifestantes opositores”. Ni una palabra, por ejemplo, de las dos nutridas manifestaciones habidas.

Millones de latinoamericanos, usuarios de esos medios, hoy creerán lo que les informaron, deformando descaradamente la realidad, como ya es costumbre.

Y también lo creerán decenas de miles de venezolanos que se orientan por informaciones similares difundidas en medios locales.¿Y qué pasará en los próximos días? En el exterior seguirán tratando de aislar a Venezuela.

Extremistas opositores seguramente cerrarán los accesos a algunas urbanizaciones y mantendrán focos de disturbios y guarimbas; la mayoría de los partidos de oposición seguirán en silencio, mientras se esperan precisas definiciones de la acción de Gobierno, mas allá de los desatendidos llamados al diálogo y a elecciones.

He recibido varios desacuerdos con mi opinión de que EEUU, en estas condiciones, no intervendrá militarmente en Venezuela. El paisano Raúl López cree que EEUU tiene a Colombia en esa línea, que recordemos los antecedentes del Caldas y sus bases militares en ese país. Rafael Peña se pregunta de qué tamaño son los compromisos de los dirigentes de la MUD con EEUU, y que hay que estar alertas; Pedro Hernández Castellanos recuerda la vigencia de la Doctrina Monroe: “Debemos prepararnos para la defensa de la patria”, y alguien sin firma, pero identificado: “usted está equivocado, ese peligro existe y subsiste”. Luis Holder transcribe importantes citas que refuerzan la idea de la intervención. Y solo una opinión coincidente con la mía: “Como en EEUU están cansados de los embarques que le ha hecho la oposición venezolana, pues es lógico que desista de esas intenciones”. Rafael R. Gutiérrez.

Ahora se reveló en Brasil lo que suponíamos es el origen del golpe parlamentario contra la presidenta Dilma Rousseff. Sucede que el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, tenía varias acusaciones por corrupción y les pidió a los diputados del PT que en la comisión que estudiaba su caso no votaran a favor de la investigación. Éstos le prometieron estudiar la propuesta y Cunha le informó al vice Temer que ya estaba todo arreglado, pero no era así. En el PT, por supuesto, decidieron votar por la investigación, la que en efecto se aprobó (hace poco lo condenaron a 15 años de prisión). Pero Cunha, en venganza, como explicaba Temer, abrió el proceso contra la presidenta Rousseff, con los resultados ya conocidos. Con estas evidencias, ella envió la denuncia al Tribunal Supremo. A ver qué pasa.

“Si una nación demuestra que solo actúan con eficacia razonable y con el sentido de las conveniencias en materia social y política, y si mantiene el orden y respeta sus obligaciones, no tienen por qué temer una intervención de Estados Unidos”. Theodore Roosevelt en su mensaje anual en 1904. Entendemos, es una cuestión de “portarse bien” a los ojos de Washington. Cada vez que hubo gobiernos que no siguieron esas orientaciones (en los siglos XX-XXI Bolivia, Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Ecuador, Uruguay, Perú, Colombia y Venezuela, para no citar los centroamericanos, pero sí a la República Dominicana, Granada y Haití) les salió su golpe de Estado, aunque para derrocar a los presidentes de Honduras, de Paraguay y de Brasil, cambió de método, no usaron la fuerza sino al Congreso o a los Tribunales Supremos. Ahora pretenden hacerlo con Venezuela, que se porta mal con su petróleo y su política exterior, y ¡es “una amenaza” a la primera potencia del mundo!

Sucedió que el 12 de abril el presidente Donald Trump anunció en la cadena Fox que “estamos enviando una armada muy poderosa” a los mares de Corea del Norte, en respuesta a las acciones belicistas de ese país. Parte del mundo lo consideró normal, seguramente en EEUU lo aplaudieron, y países como China, que advirtieron de los peligros que significaba. Cuando se creía que el portaaviones USS Carl Vinson y su grupo de ataque navegaba en esos mares, se informó que lo hacía en el océano Índico, hacia Australia. Nadie ha aclarado nada. Pero imagínense ustedes que algo parecido pero en menor grado hubiese pasado en Venezuela o en cualquier otro de nuestros países.

Rescaté una edición excepcional de los libros del pensador marxista Salvador de la Plaza, “Historia y retos del petróleo en Venezuela”, del Fondo Editorial Daniel Ramírez. Se trata de dos volúmenes, sobriamente impresos, que no deben faltar entre los interesados en esa tan importante materia; creo que en Pdvsa deben tener ejemplares a disposición. Y aprovecho para acusar recibo de “Ezequiel Zamora”, de J.A. Calzadilla Arreaza, así como de la revista SIC, “Resurgir de las cenizas”, N° 792, con un título típico del periodismo sensacionalista “¿Derribaron el helicóptero?”, y de los semanarios Tribuna Popular (PCV) y La Mecha Azul (PPT). Creo que son los únicos partidos con publicaciones regulares.

Extraño que en un boletín de prensa de la Cancillería aparezcan Brasil, Argentina, Perú y Costa Rica como solidarios con Venezuela, al lado de Rusia, Bolivia, Nicaragua, El Salvador, y se ignore, por ejemplo, a Cuba, Ecuador y a los países de la Caricom.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...