“Estado de excepción” en Venezuela Por: Carlos Ellis

Miércoles, 26 de Abril de 2017 09:12 am



Creo que no están dadas las condiciones para un “Estado de excepción”.

Partiendo de que la institucionalidad aun esta presente y seguirá presente, el orden social, económico y político que puedan afectar gravemente la seguridad de la Nación como lo tipifica el Art: 337 de nuestra Constitución, aunque parte del plan sea divulgar lo contrario.

Ciertamente la modalidad de ataque corresponde a estrategias bien fundamentadas en la ciencia, donde lo comunicacional a tenido un papel determinante, estrategias que nutre a gran parte de la población que no entiende la profundidad de lo que esta en juego, y que esta no puede ser la vía. Es hay donde debemos empujar su mensaje Dr. Me explico.

No existe forma de que la oposición venezolana llegue al poder político para luego acceder al económico, siendo el objetivo a cumplir, que no sea forzado por la violencia, la injerencia y por el golpe de Estado. Por la vía democrática, sana y electoral jamas llegaran a la cúspide que desean, el marco legal existente se lo impide, es antagónico, no hay forma de instaurar un modelo “Liberal” para pagar a los “poderes fácticos” que tanto han invertido en el objetivo “derrocar” con esta Constitución, le llevaría un tiempo tan largo e igual al que lleva el “Chavismo” tienen que derogar todo el soporte social que tiene este marco, un reformismo los saca de juego por el tiempo que se requiere, hacerlo por la vía de la paz y el dialogo para ellos es descartado, obligatorio es el caos, el enfrentamiento, las muertes y así pugnar la injerencia internacional. Mejor ejemplo de esto fue el ” carmonazo” el 11-a, cuando se derogaron los Poderes Públicos, es obligado hacerlo, en ese momento una cúpula empresarial representada por FEDECAMARA, hoy la misma representada en un partido político “Primero Justicia” ahora con apoyo del episcopado que se rebela en contra de los lineamientos dados por el Vaticano.
Aun no están dadas las condiciones y no llegaran, en Latinoamérica siempre han sido aplicados con la finalidad de suspender garantías como el Derecho a la vida, como ocurrió en el “caracazo” (1989), en la Constitución vigente (2000), no tiene viabilidad esta aplicación y es uno de sus mayores fundamento, aun es controlable la situación, es vencer la estrategia comunicacional que fue planificada desde las bases empresariales que operan en Venezuela y que emprendieron agudizar esto luego de la aprobación de la “Ley de costos y precios justos” (2014) que coloca en cintura sus margenes de ganancia (30%) y permitía el incremento adquisitivo de la población consumidora.
En un caso que obligue la aplicación del ” Estado de Excepción” pudiera enturbiar y nutrir a la opinión internacional que largo trecho lleva socavando la posición del modelo venezolano, hay han orquestado bastante los llamados “apátrida’, peligroso el avance que concatena con esta materia, pudiendo nombrar algunos: Aislamiento internacional con la posible salida de MERCOSUR y la OEA , el Decreto de Obama que introdujo la llave a una posible intervención y que hacerlo publico solo busco la aprobación del pueblo norteamericano, el Tratado de Cooperación OTAN-Colombia firmado hace un mes con miras al objetivo Venezuela, y aunque no parezca importante, el proceso de desarme y desmovilización de la FARC. Estos son factores que hacen de la aplicación de un “Estado de Excepción”, algo muy delicado que pudiera mas bien adelantar un evento bélico que es lo que realmente se desea evitar. Es mi humilde opinión mi estimado Dr. Lo cierto es que hay que explicar con pedagogía y con el sentido científico que embarga y rige a la Política como a lo Internacional a esa masa poblacional conducida por la estrategia lo que esta en juego. Un abrazo, no creo que lo deseen. Venceremos. Un servidor ,
Carlos Ellis. Internacionalista.

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...