Foto: Archivo

La juventud estudiantil: Una luz de esperanza

Viernes, 5 de Mayo de 2017 02:55 pm

Noticiasx7

La apasionada fuerza que suele caracterizar a nuestra juventud estudiantil con el transcurso de los días va captando más adeptos, va sumando más voluntades y sobre todo va amalgamando esperanzas; por cierto, esta última (esperanza) es una palabra que los factores políticos en pugna insisten en aprisionar, maniatar y adaptar a la forma y medida de sus concepciones y proyectos desestimando por completo la originalidad en que cada venezolano la asume para sí, pues estoy persuadido que la esperanza del país es multifacética, multicolorida y sobre todo pluricultural; así que, pretender encadenarla a un solo arquetipo político es atentar contra su idea multidimensional. En medio de esa incapacidad manifiesta de los factores políticos (gobierno-oposición) por interpretar la esperanza que demanda la nación, vemos entonces, como las calles están siendo tomadas por jóvenes y como desde las universidades se ha comenzado a levantar una poderosa voz que se pretende acallar.

Como bien sabemos, desde el pasado mes de abril se han venido suscitando hechos violentos y el penoso y triste saldo lo hemos visto reflejado con la pérdida irreparable de vidas humanas aunado a los diversos daños materiales que también se han contado. Todos estos actos son reprochables y sin vacilación alguna deben ser rechazados, cuestionados y repudiados en especial aquellos casos puntuales donde lo que se ha evidenciado es un vandalismo delincuencial porque tal vandalismo en perjuicio de ciudadanos comunes y corrientes (y sus bienes) en nada se corresponde con una lucha política genuina. Sin embargo, valerse de tales circunstancias vandálicas para cercenar el lícito derecho a la protesta, a la manifestación pacífica, a la libertad de conciencia es algo que nos obliga a una reflexión profunda y a una acción coherente desde todos los flancos posibles teniendo como base fundamental nuestra Constitución.

 

Pretender enmarcar cualquier manifestación, expresión, queja, crítica o denuncia con el emblema de terrorismo es algo contraproducente y antidemocrático. Polarizar el discurso en ese sentido es violentar el derecho de expresión de todos aquellos que declaren una idea políticamente distinta y es abrir las puertas a actos de violencia que en vez de desaparecer, minimizarse o controlarse pueden incrementarse. Y es en este escenario donde la voz de nuestros jóvenes estudiantes ha comenzado a retumbar, esa juventud que por su constitución biológica tiende a ser rebelde, impetuosa, apasionada, combativa, soñadora y sobre todo portadora de una siempre genuina esperanza.

 

“Cuando la juventud pierde entusiasmo, el mundo entero se estremece”.

(Georges Bernanos)

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...