Foto: BravissimoS/iStock

Así reacciona nuestro organismo cuando consumimos alimentos procesados

Miércoles, 10 de Mayo de 2017 01:31 pm



En la actualidad es casi inevitable consumir comida procesada, presente en la estantería de la mayoría de tiendas y supermercados. Ya sean los famosos cereales para el desayuno, la carne o el pollo del almuerzo, galletas o queso, los productos alimenticios ‘manipulados’ son comunes en nuestra vida.

El concepto de ‘alimentos procesados’ hace referencia a una extensa gama de productos consumibles. Técnicamente, hasta una zanahoria cortada del supermercado se podría catalogar como alimento procesado. Sin embargo, este tipo de manipulación no va a cambiar el valor nutritivo de los alimentos simplemente porque alguien los corte, pero otras alteraciones si lo hacen.

Lea También:Píldora del día siguiente ¿qué daños puede causar?

Alimentos procesados químicamente

Entre los alimentos procesados, los más perversos son aquellos que tienen mayor tratamiento químico que mecánico. Están preparados con ingredientes refinados y artificiales, y están muy lejos de ser la clave de una dieta saludable y balanceada.

Así entonces, conviene hacernos la siguiente pregunta: ¿qué le pasa a nuestro organismo cuando consumimos alimentos procesados? Estas son las 3 reacciones más comunes (y preocupantes) del cuerpo humano:

1. Comemos más de lo necesario

“Nuestro organismo se inclina hacia los alimentos grasosos, cargados de azúcar y sal, porque incorporan los nutrientes y la energía que necesita para sobrevivir”; así lo indica Kris Gunnars, experto en nutrición y cofundador de la revista ‘Authority Nutrition‘. La cuestión es que esta clase de alimentos puede desatar una reacción de recompensa en nuestro cerebro, lo que provoca dificultad al cuerpo para saber si hemos comido o no lo necesario, una reacción que suelen usar los productores de este tipo de comidas para beneficiar su negocio.

“Tanto el cuerpo como el cerebro humano cuentan con complejos mecanismos que permiten regular el balance energético (consumo y gasto), y son los responsables de que mantengamos un peso dentro de un rango saludable”, explica Gunnars, diciendo además que “existen suficientes pruebas de que la reacción de recompensa que generan los alimentos procesados puede omitir al mecanismo natural de defensa, haciendo que comamos más de lo necesario, lo que puede terminar afectando nuestra salud”.

2. Gastamos menor cantidad de calorías

Normalmente, alrededor del 10% de la energía que se obtiene de los alimentos el cuerpo la usa para digerir estos mismos, aunque esa proporción puede cambiar según la comida que consumimos.

Un estudio científico publicado en ‘Precision Nutrition‘ revela que nuestro organismo quema el doble de calorías cuando digerimos alimentos enteros o no procesados. En cuanto a la comida procesada, el cuerpo no requiere tanta energía para metabolizarla porque contiene muy poca fibra, consecuencia del procesamiento que ha recibido.

3. Debilitamos nuestro sistema inmunológico

A nuestro cuerpo debemos suministrarle lo necesario para su correcto funcionamiento. Cuando consumimos mayor cantidad de alimentos prebióticos (ingredientes no digeribles como hojas verdes y algunos guisantes) y alimentos probióticos (aquellos que contienen microorganismos vivos como el yogur natural, entre otros), actúa mucho mejor nuestro sistema inmunológico.

Al reducir el consumo de sustancias industrializadas como el azúcar (presente en muchos alimentos), aumentan nuestros niveles de energía y conseguimos tener la piel más sana. El exceso de sal, otro elemento que no puede faltar en casi todos los alimentos procesados, produce deshidratación, lo que conlleva a padecer dolor de cabeza, insomnio y cansancio.

Comentarios

x

Check Also

¿Existen las papas fritas saludables?

Las papas fritas van con todo. No importa la comida, siempre es una buena idea comerlas. El único problema en todo el aceite que tienen y en el colesterol que ...