45 días de terror Por: Asalia Venegas

Jueves, 18 de Mayo de 2017 12:31 pm

Noticiasx7

Los episodios de protesta promovidos por la MUD en 2017 -particularmente violentos- configuran el rostro del fascismo que se resume en el odio, el desconocimiento del otro, la pérdida de racionalidad (lo humano desaparece). El instinto animal aflora (no importa lo que se destruya), ni cuántos inocentes caigan en los eventos que se asumen como actos de heroicidad en una cruzada que la oposición denomina “de resistencia” contra el gobierno bolivariano, al cual tilda de “atroz dictadura”.

Los calificativos y estigmas contra el Gobierno abundan, en un constructo apartado de la realidad y que la mediática insufla con las peores herramientas del trabajo subliminal, condenatorio y de manipulación. Estados Unidos tiene un plan de intervención hacia Venezuela. El financiamiento que ha dado a la oposición desde el año 2001 hasta la fecha no rindió sus frutos. El ataque de la batería pesada gringa ha sido persistente. Las amenazas contra el país han sido directas, sin eufemismos.

El plan interventor persigue generar el caos, el terror, la ingobernabilidad, crear una sensación de anarquía y de anomia. Paralizar el país, que la gente no salga de sus casas por el temor y el miedo, que la ciudadanía se paralice, que no vaya a sus trabajos, que no lleve los niños al colegio. Generar la sensación de que no hay Estado, e insistir en la tesis del Estado fallido, del Estado forajido.

La campaña para derrocar a Maduro es de altos quilates, con un financiamiento altísimo en dólares y donde muchos están medrando. Sin conciencia, cipayos clamando por el envío de los marines a nuestra tierra. Bajo los términos el plantón, el trancazo, fuera la dictadura, libertad, libertad, se ha desbordado la violencia en algunas ciudades. Han fallecido 42 personas y la MUD sigue indiferente. No asume su culpabilidad.

Los medios internacionales, las agencias de noticias, se han cartelizado contra el país. Las redes sociales, aparecen como lo más perverso. La mentira, la distorsión, manan sin control, afectando a los más ingenuos y desinformados. Los más disociados y virulentos -cuya psique pareciera resquebrajada- se expresan con un odio visceral contra el chavismo. El fanatismo es el peor consejero. No deja ver el horizonte. Frente a esto se plantea la Constituyente como un camino a la paz y para evitar una guerra fratricida.

Profesora UCV

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...