Grandes figuras de la prensa #DiaDelPeriodista

martes, 27 de junio de 2017 09:49 am

Noticiasx7

Dada la dimensión pública de su oficio, el periodista es susceptible de convertirse con facilidad en una figura popular, digna de ser admirada por el público. En los medios audiovisuales, esa notoriedad se multiplica, las figuras televisivas alcanzan el mismo renombre que los políticos más destacados o las estrellas del espectáculo. Sin embargo, dejando al margen la fama más o menos pasajera que la pequeña pantalla concede a quienes en ella aparecen, los periodistas de mejor reputación son aquellos que, a través de años de experiencia, consiguen aportar a la sociedad una nueva perspectiva de esa realidad que también pretenden mejorar.

Sea por su perspicacia o por el talento demostrado al contar los hechos, los periodistas ilustres son aquellos que despiertan la confianza en los lectores o espectadores. Su credibilidad, unida a los rasgos personales de su tarea, hacen de ellos figuras clave a la hora de encauzar las corrientes de opinión. Otro modo de alcanzar ese renombre deriva de su pericia narrativa, sea como buenos escritores o, a través de la expresión hablada, como presentadores televisivos o radiofónicos.

El recuento de los periodistas de importancia en España comienza por Francisco Mariano Nipho, el más insigne informador del siglo XVIII. También gozaron de gran popularidad dos escritores periodísticos del siglo XIX, Mariano José de Larra y José María Blanco White.

Esa doble condición de literato y periodista cabe asimismo aplicársela a Pío Baroja, que fue corresponsal, y a Emilia Pardo Bazán. Ya en el siglo XX, redactores como Julio Camba o César González Ruano alcanzaron una calidad sobresaliente en sus crónicas. Asimismo, pasaron del periodismo a la literatura Ramón J. Sender, Juan Goytisolo, Juan Ignacio Luca de Tena, Torcuato Luca de Tena, Néstor Luján, Juan Marsé, Daniel Sueiro, Arturo Pérez Reverte y Antonio Muñoz Molina, entre otros.

Álvaro Cunqueiro, extraordinario narrador en los idiomas gallego y español, dirigió El Faro de Vigo, donde escribió páginas periodísticas memorables. También destacado escritor, Rafael Dieste fue secretario de redacción de El Pueblo Gallego y fundó La Hora de Españaen 1938.

Josep Pla escribe en los diarios Las NoticiasLa Publicidad y El Sol, donde también colabora, como firma invitada, el filósofo José Ortega y Gasset.

El novelista Miguel Delibes dirige El Norte de Castilla y Emilio Romero, autor teatral, ensayista y narrador, es director de la Escuela Oficial de Periodismo, aparte de máximo responsable de los periódicos Pueblo y El Imparcial.

Pertenecientes a una generación más joven, Juan Luis Cebrián, director de El País, y Luis María Ansón, ex-director de la Agencia EFE y también del diario ABC, culminarán sus respectivas carreras ingresando en la Real Academia de la Lengua.

Por lo que se refiere a periodistas de radio y televisión, destacan nombres como los de Victoriano Fernández Asís, Matías Prats, Joaquín Soler Serrano y Luis del Olmo. Entre los periodistas televisivos que desarrollaron una parte fundamental de sus carreras en la etapa de la transición democrática, a mediados de los setenta, sobresalen Manuel Martín Ferrand, Jesús Hermida y Eduardo Sotillos.

A partir de esa etapa, la radio española se renueva gracias al talento de profesionales como Alejo García, Encarna Sánchez, Antonio Jiménez, José María García, Antonio Herrero, Iñaki Gabilondo, Luis Herrero, Carlos Herrera, Federico Jiménez Losantos y Carlos Alsina.

Otra especialidad profesional donde los periodistas españoles han destacado en especial, el reporterismo, se enriquece gracias a profesionales como Manuel Leguineche, Arturo Pérez-Reverte y Miguel de la Quadra Salcedo.

En los países de habla hispana, hay numerosos ejemplos de periodistas de acreditado prestigio, que en algún caso han llegado a dar la vida cumpliendo con su misión informativa. Uno de los más conocidos periodistas de principios de siglo, el guatemalteco Enrique Gómez Carrillo, desarrolló parte de su carrera en España.

Entre los peruanos, cabe nombrar a José Carlos Mariátegui, que comenzó como auxiliar de linotipista en el diario La Prensa y acabó sus días siendo uno de los ensayistas más importantes del continente.

Un compatriota suyo, Augusto Tamayo Vargas, cuenta asimismo con una importante carrera en la prensa. El también peruano Alfredo Barnechea, además de político y ensayista, cuenta con una larga trayectoria como periodista televisivo, en la que cabe destacar su programa Contacto directo, muy importante en la etapa de la transición política de su país, en los años setenta.

De Cuba puede citarse a Mario Parajón Díaz, Mirta Aguirre y César Leante, que fue redactor de La Revolución y luego jefe de servicios especiales de la agencia Prensa Latina. Uruguayos como Carlos Martínez Moreno y Alfredo Gravina, venezolanos como Orlando Araujo y puertorriqueños como Nilita Vientós Gascón, también han entrado con merecimientos en la historia del periodismo iberoamericano.

El escritor brasileño Hipólito da Costa tuvo una intensa relación profesional con el diario Correio Braziliense. Otros periodistas brasileños, que por otro lado también escriben literatura, son Jorge de Lima, Orígenes Lessa, Guilherme de Almeida, el novelista Jorge Amado, Carlos Drummond de Andrade, Afranio dos Santos Coutinho y Dias Gomes, este último guionista radiofónico, locutor e importante autor teatral en su país.

En Chile, el prestigioso Ricardo Latcham colabora en La Nación y El Diario Ilustrado. También chileno, Carlos Droguett cuenta en su haber con importantes páginas informativas. El periodismo boliviano tiene, entre sus firmas más conocidas, a Óscar Alfaro, Augusto Céspedes, José Fellman Velarde, Néstor Terán, Jorge Suárez y Adolfo Costa du Rels. En Guatemala, Manuel José Valladares es un considerable periodista contemporáneo.

Por lo que se refiere a Ecuador, cuenta con profesionales como Raúl Andrade, Demetrio Aguilera Malta, César Andrade y Cordero y Jorge Fernández, novelista, director de El Comercio, de Quito, y director del Centro Internacional de Estudios de Periodismo para la América Latina.

Junto a grandes periodistas televisivos, como Jacobo Zabludovsky, en México existe una larga lista de profesionales de la prensa escrita, de los que cabe citar, entre otros, a Vicente Leñero, Justo Sierra Méndez, Luis Spota y Héctor Pérez Martínez.

Como su compatriota Gabriel García Marquez, el colombiano Álvaro Mutis se dedica, durante su juventud, al periodismo, en este caso radiofónico, en la Radio Nacional de Colombia.

En Argentina la tradición periodística es igualmente notable, remontándose a los tiempos de Domingo Faustino Sarmiento, y prolongándose luego hasta llegar, entre otros muchos, al locutor radiofónico Antonio Carrizo y al periodista Osvaldo Ferrari, también profesor de Ciencias de la Comunicación y un excelente entrevistador. Otro argentino, Rodolfo Walsh, cultivador del periodismo de investigación y conocido por sus libros de reportajes, es una de las víctimas más conocidas de la represión ejercida por la dictadura militar.

Los países europeos cuentan con importantes periodistas, muy conocidos a nivel nacional, aunque son pocos quienes han logrado superar sus respectivas fronteras, dándose a conocer internacionalmente. Sin duda, Italia es uno de los países donde sí se ha dado ese fenómeno, gracias al prestigio de profesionales de la información como Oriana Fallaci, Indro Montanelli y Furio Colombo.

El caso de Francia es menos espectacular, aunque el periodismo francés de este siglo presente colaboradores tan prestigiosos como Antoine de Saint-Exupéry y, ya en la actualidad, profesionales de mérito, menos conocidos, como Alain Gresh o Monique Chemillier-Gendreau. Lo mismo cabe decir del periodismo alemán, cuya última generación profesional cuenta con redactores como Martina Fietz, Dankwart Guratzsch, Michael Lüders y Reiner Gatermann.

Tampoco trascienden a nivel mundial informadores de otras latitudes. Por ejemplo, de Japón, uno de los países del mundo con mayor circulación de periódicos y enormes audiencias televisivas, cabe citar a Hiroshi Kume, cuyo polémico programa informativo en la televisión es seguido por millones de espectadores.

No ocurre lo mismo con el periodismo norteamericano, que alcanza repercusión internacional e impone corrientes profesionales en todo el mundo. En la primera mitad de siglo, se formula una mitificación del corresponsal estadounidense, convertido casi en un héroe romántico. Las figuras más destacadas en este sentido son John Reed, testigo de la revolución mejicana y luego de la bolchevique en Rusia; Jack London, el único corresponsal aceptado por el Alto Mando japonés en la guerra ruso-japonesa; y Ernest Hemingway, que vivió la Guerra Civil española, además de otras condiendas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, otro corresponsal, Ed Murrow, retransmite en directo para la CBS la entrada de tropas aliadas en un campo de concentración nazi. Una vez en la postguerra, Walter Cronkite y Walter Lippman ya realizan un trabajo moderno, renovador.

Continúa el prestigio de los reporteros a través de Herbert Matthew, que consigue entrevistar a Fidel Castro en Sierra Maestra, en los prolegómenos de la revolución cubana. En los años sesenta Tom Wolfe se hace famoso gracias a sus originales crónicas y reportajes.

Más tarde, a mediados de los setenta, Bob Woodward y Carl Bernstein renuevan el periodismo de investigación con su extraordinaria serie de reportajes, que desencadenó el escándalo “Watergate” y costó la presidencia al presidente Nixon. Y a partir de los años ochenta, los periodistas televisivos toman el relevo, con formatos atractivos, sorprendentes y muy populares. Encabezan la lista de figuras de la televisión norteamericana Peter Jennings, de la ABC-TV; Dan Rather, de la CBS-TV; Tom Brokaw, de la NBC-TV; y el entrevistador Larry King, de la CNN. Como en etapas anteriores, los periodistas estadounidenses se cuentan entre los más influyentes, dentro y fuera de la profesión.

Comentarios

x

Check Also

Costa Rica desconoce resultados de elecciones regionales en Venezuela por “irregulares”

El gobierno de Costa Rica afirmó este jueves que, desconoce los resultados de las elecciones regionales en Venezuela, celebradas este 15 de octubre. El motivo de esta decisión se debe a ...