¿Cómo darte cuenta de que vives en una relación tóxica?

Jueves, 6 de Julio de 2017 09:55 am

mejorconsalud.com

Puedes seguir queriendo a tu pareja, sin embargo, en las relaciones tóxicas ocurre algo curioso: cuando no está contigo, descansas. Encuentras “aire” y te relajas.

En ocasiones, el amor no basta. O lo que es aún más peligroso: quien dice amarnos, nos ama del peor modo posible, haciéndonos infelices y quitándonos el aliento, el respeto. Ofreciéndonos sólo celos y desconfianza.

Puede que a simple vista, te parezca que es fácil reconocer que estamos viviendo una relación tóxica de pareja. Pero no lo es, de ahí que caigamos en ellas en más de una ocasión. Cuando queremos a una persona sufrimos una distorsión cognitiva y emocional ante la cual, cuesta mucho “despertar”. Abrir los ojos.

Hoy, en nuestro espacio, te invitamos  a conocer las pistas más evidentes.

Pistas de que estamos viviendo una relación tóxica de pareja

1. Ver muros donde antes tenías puertas

Es muy posible que antes de tener pareja, fueras una mujer bastante independiente. Disponías de tu trabajo y tomabas tus propias decisiones. Quedabas con tus amistades, salías con tus compañeros de trabajo y planeabas tranquilamente tus rutinas cotidianas.

Pero ahora, esta relación de pareja te hace caer en estas realidades:

  • Ya no puedes decidir lo que quieres hacer, antes, tienes que acordarlo con tu pareja. Cuando le comentas que vas a hacer algo determinado como una cena de empresa, o ir de compras con algún familiar, es habitual encontrar prohibiciones.
  • Tu vida de la noche a la mañana, se ve coaccionada.  El vivir en el epicentro de una relación tóxica de pareja hace que  debamos cuidar por ejemplo nuestro estilo de ropa, porque puede molestarle. Empiezas a limitarte en cosas que antes eran normales para ti: el maquillaje, el uso y privacidad de tu teléfono móvil, el llegar un poco más tarde a casa…
  • Empiezas a ver también, una clara limitación en tus propias perspectivas de futuro. Es posible que tu pareja no esté de acuerdo en que mejores laboralmente. De un día para otro, empiezas a ver muros en ilusiones que antes te eran propias…
  • Día a día, ves cómo una coraza invisible te está cercando.

2. Tu equilibrio emocional se ve vulnerado, atacado, manipulado

Son muchas las mujeres que inician una relación afectiva con gran ilusión. El amor es muy intenso, una emoción tan desbordante, sincera y plena, donde es normal ofrecer todo lo nuestro a la persona que amamos. Pero recuerda, es necesario amar con equilibrio cuidando siempre de nuestra autoestima.

  • Una relación tóxica de pareja tiene siempre como pilar fundamental lamanipulación emocional. Y ésta, se ejerce de las formas más sutiles y destructivas.
  • Las personas tóxicas, buscan siempre su principal beneficio. Recuerda siempre que toda persona manipuladora presenta una personalidad insegura y con baja autoestima. Dicha inseguridad genera desconfianza y ansias de control sobre la pareja. Tiene miedo de ser abandonado, de que otros le quiten a la persona que quiere. Y ello deriva en una vigilancia continua, en celos desmedidos…
  • Las ansias de control, genera en ellos una posición de poder absoluto donde sólo uno ejerce el derecho a tomar decisiones. Si no haces lo que tu pareja te pide, utilizará sagaces artimañas para hacerte sentir culpable, victimizándose y haciéndote creer que tú, eres la culpable de todo. Debes ir con cuidado.

3. Una infelicidad que crece día tras día…

Puedes seguir queriendo a tu pareja, sin embargo ocurre algo curioso: cuando no está contigo, descansas. Encuentras “aire” y te relajas. Ves incluso con cierta envidia a esas otras parejas que viven con más armonía, donde ambos respetan los espacios personales del otro y es posible el crecimiento personal.

Notas una presión en tu interior. Te sientes insatisfecha y notas como todo aquello que antes te identificaba, se va perdiendo, deshilachando… No eres la de antes. Y lo notas, tu autoestima ha caído en picado y te percibes a ti misma un poco rota por dentro.

Debes tomar en cuenta todos estos datos. Es muy frecuente que esta debilidad emocional en la que hemos caído acabe somatizándonos. ¿Qué significa esto? que la ansiedad, el miedo, la preocupación, se trasforma, por ejemplo, en dolor de cabeza. En dolor de espalda, en náuseas, en dolor crónico… son muchas las mujeres que van al médico y que no obtienen el diagnóstico adecuado.

Pueden decirte por ejemplo, que padeces de migrañas, pero en realidad, lo que sufres es una depresión generada por tu infelicidad.

¿Cómo salir de una relación de pareja tóxica?

Resulta curioso, pero los datos estadísticos nos dicen que una relación de pareja tóxica, puede durar muchísimos años. ¿Cómo puede ser esto posible? básicamente por los siguientes aspectos:

  • Porque muchas mujeres tienen miedo a las posibles consecuencias de dejar a su pareja. Temen por sus hijos, o porque su cónyuge, pueda hacerles daño.
  • Hemos de tener en cuenta también que hay personas, que no conciben el “estar sin pareja”. Así que se dejan llevar, por así decirlo, se dejan arrastrar por esa infelicidad porque siempre será mejor a vivir en soledad.
  • En ocasiones, estas relaciones se alargan mucho en el tiempo porque la pareja sigue amándose. Se aman mal, se causan daño, pero no conciben otra forma de existencia. Resulta curioso, pero es cierto.

Para salir de una relación de pareja tóxica  es necesario primero que tú seas consciente de lo que está ocurriendo. Entiende que así no vas a poder ser feliz. Puede que tus amigos y familia, hayan advertido las pistas mucho antes que tú. Hazles caso, busca apoyo si lo necesitas.

El segundo paso será hablarlo con tu pareja. Dile lo que sientes, háblale de tus sentimientos, tu frustración y tu infelicidad. Si ves que no pone de su parte para mejorar la situación, si percibes que no hay voluntad de cambio… aléjate. Tu integridad, tu tranquilidad y tu salud física y emocional, es lo primero, no lo dudes nunca.

Comentarios

x

Check Also

El consumo constante de chocolate ayuda a perder peso

El chocolate es, indiscutible, la golosina más famosa del mundo, y con toda la razón: es delicioso, se puede combinar con un sinfín de alimentos, muy dulce, o muy amargo, ...