¿Puedes ser feliz sin tener pareja? ¿Te da miedo estar sola?

Jueves, 6 de Julio de 2017 10:12 am

mejorconsalud.com

El equilibrio y la madurez personal son indispensables para poder crecer más tarde entre dos. Para tener pareja y ser feliz, es fundamental querernos primero nosotros mismos.

Desde luego. Se puede ser feliz sin pareja, aunque son muchas las personas que conciben la felicidad asociada únicamente al hecho de tener una relación sentimental. Pero te aseguramos que la soltería tiene muchos beneficios, te los explicamos.

Beneficios de estar solteros/as

Seguro que conoces alguna persona que no tiene pareja y que está desesperada por encontrarla. Piensan que son “esos bichos raros de la sociedad” que no tienen un compañero/a, que están vacíos y que no pueden estar completos sin ese alguien que les lleve diariamente de la mano. Y la realidad es que es un riesgo tener esta concepción, el asociar la felicidad únicamente al hecho de tener pareja. Son personas que al fin y al cabo, no saben disfrutar de ellas mismas, de su propio equilibrio personal y de ese crecimiento que podemos experimentar en esos periodos en que estamos solos, sin nadie a nuestro lado. Obviamente el tener a nuestro lado esa “media naranja” puede aportarnos una felicidad y un equilibrio increíble, pero hemos de tener claro un aspecto: para tener pareja y ser feliz, es esencial primero querernos nosotros mismos. Ese equilibrio y esa madurez personal es indispensable para crecer más tarde entre dos y encontrar esa intengridad afectiva en la cual, respetarnos y respetar al otro. Pero veamos cómo podemos sacarle partido al hecho de no tener pareja.

1. Escucharnos a nosotros mismos, conocernos mejor

El no tener pareja nos va a permitir poder disponer de tiempo para nosotras mismas con el cual, empezar a escucharnos muchos más y mejor. Disponer de ese tiempo de introspección donde entender cuáles son nuestras necesidades, qué es lo que nos gusta y lo que queremos para nosotras mismas. En ocasiones, al tener pareja, muchas personas atienden más al otro que a ellas mismas, buscan satisfacer las necesidades de su compañero/a antes que las suyas propias. Las relegamos a un segundo plano sin darnos cuenta, algo que si no se acota en el tiempo puede llegar a ser muy peligroso. La soltería nos va a permitir esto. Ser algo más egoístas y pensar más en nosotras. Atendernos, escucharnos, encontrar ese equilibrio personal en nuestra propia soledad. ¡Aprende a escucharte y a quererte más!

2. Tiempo para crecer como persona, tiempo para nosotras/as

Hay relaciones de pareja que terminan de forma traumática y es en estos casos donde nuestro optimismo y nuestra autoestima pueden haber quedado tocados. Es un buen momento para reencontrarnos con nosotras mismas, de crecer, de restaurar esas heridas que hemos sufrido y de reorientar nuestra vida. Piensa en el tipo de persona que deseas ahora para ti, piensa en qué cosas no volverías a permitir en una relación afectiva. Piensa en todas esas dimensiones y disfruta de ti misma. Aprende a quererte, a pensar que eres la persona más maravillosa del mundo y que, estar sola también te puede aportar una gran felicidad.

3. Tiempo para tus amistades, para tus aficiones

Pocas cosas son tan satisfactorias como encontrar tiempo para aquello que te gusta. ¿Pintar, aprender un idioma, apuntarte a algún curso? Es el momento de hacer lo que te gusta y de disfrutar de esa libertad. En ocasiones, al tener pareja dejamos de lado alguno de estos aspectos, renunciamos a algo simplemente por pasar más tiempo con nuestro compañero. Ahora puedes hacer lo que desees sin dar explicaciones. Puedes escaparte a hacer un viaje con amigos e incluso sola. La soltería no es negativa, es tiempo para uno mismo, y recuerda, tú eres siempre lo más importante del mundo. Disfruta de ti, de tus amistades, de tu familia, de tus mascotas… de tu soledad.

4. Tiempo para sentirte completa

Hay personas que tienen la idea de que en la vida, uno debe buscar por encima de todo a su media naranja. Si nos obsesionamos con esa idea al final, sentiremos que estamos incompletos. No te equivoques, tú debes sentirte desde este mismo momento como una persona completa, como una naranja entera, sana y apetitosa. Y entonces, además de disfrutar de ti misma, puedes esperar a que la casualidad te traiga a una persona que te merezca, que te quiera tal y como eres, y con la cual, ser feliz. No tiene por qué ser tu otra mitad, los dos, con vuestros carácteres, pasiones, virtudes y defectos individuales, intentaréis formar una pareja estable y feliz. Pero hasta entonces, siéntete siempre completa. Completa con tu autoestima, tu personalidad, tus aficiones y belleza. Sonríete ante el espejo y piensa que lo más importante es siempre ser feliz, ya sea sola o con pareja. Aprende a quererte, a cuidarte, a tener una autoestima bien fuerte para evitar que nadie te haga daño. Y nunca pienses que quien tiene pareja es feliz “obligatoriamente”. En ocasiones caemos en relaciones tóxicas y dañinas, esas que nos hacen comprender que a veces, es mejor estar solo. Así que lo mejor, es saber disfrutar de nuestra individualidad e independencia, sin cerrarnos puertas. El amor es una aventura que siempre merece la pena, pero nunca descuides tu propio corazón.

Comentarios

x

Check Also

Por qué el sexo puede usarse como yoga

El sexo y el yoga tienen varios paraleos y pueden ser empleados conjuntamente para alcanzar experiencias de éxtasis espiritual. Significado Una de las definiciones más precisas de la palabra sánscrita ...