Detrás del 16 Por: Beltrán Haddad

Domingo, 9 de Julio de 2017 11:46 am

ÚN

Entre plantones y mentiras engañosas como en el fraude, la dirección opositora se agota con sus propuestas y se ve disminuida en su credibilidad.

¿Cómo se le ocurre a la MUD llamar a un plebiscito el 16 de julio para consultar si desean que continúe Maduro, si antes prometió sacarlo en seis meses, exigió su renuncia, no fue tempestiva en solicitar revocatorio y luego lo declara en abandono del cargo? Aparte de las perplejidades en el mundo de la MUD, lo que se esconde detrás es otra cosa. Por eso hablan de una “hora cero”.

Ellos saben que la supuesta consulta no es constitucional ni legal, mucho menos tienen razones morales y éticas para convocarla. Ellos conocen que un referendo consultivo procede de acuerdo con los artículos 71 y 293, numeral 5, de la Constitución, porque no es a la MUD ni a ningún partido a quien compete la organización, administración, dirección y vigilancia de un referendo, sino al Poder Electoral representado en el CNE. Se ve la claridad de una larga conspiración y entre plantones y mentiras hay sectores que andan en la espera de algo.

Ese “algo” se percibe de un estado de ánimo, como la desesperación de no poder derrocar el gobierno de Maduro, igual como sucedió cuando se le hizo difícil salir de Chávez por la vía electoral o mediante aquel golpe. Pero todos los síntomas dan la impresión de que este “algo” perturba la continuidad de la personalidad de este tipo de opositor y habría que buscar la explicación del fenómeno en lo cercano o lo más parecido a la teoría psicoanalítica de las neurosis, porque ese ánimo está fuera de la voluntad consciente y no puede controlar las llamadas “fuerzas instintivas, más arcaicas y más profundas”.

Observen esas reacciones irracionales en los plantones y protestas callejeras. Todo descansa sobre mentira tras mentira, cada una de ellas proveída de un argumento con apariencia de verdad. Ha sido una historia opositora de 18 años de violencia y hoy más peligrosa que nunca por su manipulación que nos presenta como un país de pánico, mientras los grandes dueños de la información, internos y externos, omiten la realidad de los actos terroristas, las muertes que ellos causan, la expresión de barbarie en la quema de un ser humano y la devastación.

Es el silencio mediático para que se produzca un resultado como la mejor arma para una intervención. Ahí está, detrás del 16.

Comentarios

x

Check Also

El 16 de julio será una fecha patria Por: José Toro Hardy

Así será recordada. Será el día en que el pueblo venezolano se volcará a las calles a exigir su libertad. Será el día en que el himno nacional resonará en ...