Paz con justicia Por: Luisa Estella Morales

Martes, 11 de Julio de 2017 10:57 am

ÚN

Cuando Jesús pronunció el sermón de la montaña una de las porciones de su palabra más importantes es sin lugar a dudas la referida a la paz; hablo Jesús de los pacíficos y los señala como obreros de la paz (hijos de Dios). El obrero de la paz actúa siempre en contra de la discordia que significa la guerra, el odio, la violencia. Quiere decir que Jesús admitió que la conflictividad sin misericordia conduce a un estado de destrucción y muerte del ser humano.

¿Qué decir del sacerdote que “bendice” en nombre de Cristo a quienes van a atacar un puesto militar para crear caos? Pareciera que la paz tiene diversas acepciones, y es tan así que Immanuel Kant en 1795 escribió “la paz perpetua” y se refería a un “Estado de los pueblos” que por la fuerza imponían la paz, comenzando con la renuncia a la nacionalidad, una especie de superestado mundial. Se refirió Kant a la renuncia a la violencia para imponer una superpotencia mundial, la paz sostenida en un poder universal imperial.

No es esa la paz que predicó Cristo cuando afirmó: “Bienaventurados los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios” pacificadores, pacificadores que trabajan por la paz, necesitamos mucho espacio y tiempo para hablar de ese valor universal de convivencia y humanidad que es la paz como valor y principio de las naciones. No me refiero a los que imponen la paz y establecen un ideal kantiano de naciones organizadas bajo un ente que por si no posee la fuerza para lograr la paz en base a la justicia, sino que se apoya en la fuerza hegemónica de los grandes Estados y sus ejércitos para obligar a los pequeños a mantenerse en “paz” cual sepulcros blanqueados. ¿Cómo puede la OEA mantener la paz comenzando por sanciones?, o bien ¿cómo es que la ONU avala invasiones de ejércitos extranjeros a los países menos poderosos para imponer su proyecto kantiano? La bienaventuranza cristiana es para los pacificadores, los que trabajan para lograr la paz, para los obreros de la paz que edifican con su esfuerzo, sin odio, sin soberbia con amor al prójimo.
lemoralesl@gmail.com

Comentarios

x

Check Also

El 16 de julio será una fecha patria Por: José Toro Hardy

Así será recordada. Será el día en que el pueblo venezolano se volcará a las calles a exigir su libertad. Será el día en que el himno nacional resonará en ...