Lo que debemos aprender de la muerte de Chester Bennington, el cantante de Linkin Park

Viernes, 21 de Julio de 2017 10:04 am

CNN en Español

Es un día trágico para la industria de la música. El cantante de Linkin Park, Chester Bennington, fue encontrado muerto en su casa de Los Ángeles a los 41 años.

Lamentablemente las autoridades están tratando el caso como un posible suicidio. Extrañamente, Bennington murió en lo que habría sido el cumpleaños 53 de su querido amigo Chris Cornell, el líder de Soundgarden que se ahorcó el 18 de mayo de 2017. Ambos hombres ahora son parte de una larga e inquietante historia de rock and roll y muerte prematura.

Linkin Park fue una banda de rock que rompió la industria de la música con la teoría híbrida de 2000. En una era de música pop excesivamente dulce con bandas de chicos y actores de imitación, el grupo fue una refrescante mezcla de angustia, agitación y emoción.

La voz melódica pero robusta de Chester Bennington ayudó a generar clásicos de rock como “In the End”, “Numb” y “What I’ve Done”. Sin lugar a dudas, uno de los momentos más brillantes (e inesperados) de Linkin Park fue el apareamiento con Jay-Z para el “Curso de colisión” de 2004.

El álbum fue un mashup de Jay y Linkin Park, y lanzó el single “Numb / Encore”. Desde que Aerosmith y Run-DMC hicieron “Walk this Way” la gente no había escuchado esta perfecta fusión de rock y hip hop. El álbum de seis pistas fue aclamado por la crítica y un gran éxito, pasando a ser el número uno en la lista de álbumes Billboard y vendiendo más de dos millones de copias.

Una cosa que nadie puede negar es el dolor en la voz de Bennington. Limpió claramente su angustia a través de su música. Bennington era abierto con su historia de abuso y lucha con las drogas y el alcohol, que él afirmó le ayudó a crear algunas de las canciones más grandes de la banda. Al describir la canción “Mi sufrimiento”, según dijo en 2009 en el sitio web de la música Noisecreep.com, es “literalmente sobre (cómo) ser un alcohólico y un adicto a las drogas me ha ayudado de muchas maneras. Las cosas negativas que me pueden suceder a lo largo de la vida, eso las ha entumecido, por así decirlo, y soy capaz de ventilarlo a través de mi música”.

Dijo que otra canción, “Crawling”, es “probablemente la canción más literal lírica que jamás haya escrito para Linkin Park y que se trata de sentir que no tenía control sobre mí en términos de drogas y alcohol. Escribir sobre ella, cantar sobre ella, esa canción, esas palabras vendieron millones de discos, gané un Grammy, hice mucho dinero … No creo que podría haberme inspirado para crear algo así viendo a alguien más Así que de muchas maneras eso ha sido muy constructivo para mí”. Este sentimiento es tristemente familiar para muchos artistas que obviamente están luchando con el dolor o la adicción y ven la batalla como un espacio de creatividad.

Trágicamente, cuando pienso en artistas como Kurt Cobain, Chris Cornell y tantos más, no puedo dejar de preguntarme, ¿cuál es el precio para cantar el blues de toda la vida?

¿Tienes que sufrir para crear tu arte? Incluso en los días de Janis Joplin, Jim Morrison y Jimi Hendrix, todos ellos muertos demasiado jóvenes, estos artistas estaban viviendo cada nota, lírica y acorde de su música.

Claro, el dolor y la angustia crean gran música. Pero considerando los fenomenales artistas que hemos perdido en los últimos años porque se han suicidado por sus demonios internos, es hora de priorizar la salud mental verdadera sobre la catarsis esporádica de barras y de acordes. De acuerdo con Health.com, los músicos están en el quinto lugar en las diez primeras profesiones con altas tasas de enfermedad depresiva.

Si haces una elección para no sufrir por tu arte, ¿puedes seguir siendo un gran artista? La respuesta es sí. Cuando Adele lanzó su álbum “25” admitió que ya no usaría la depresión para crear. Cuando Mary J. Blige fue criticada por “estar feliz” me dijo específicamente en una entrevista para BET.com: “Algunos de ellos (fans) están enojados conmigo por hacer el cambio, pero yo habría muerto allí. Literalmente, estaría enterrada. Afortunadamente, Mary y Adele hicieron el cambio.

Espero que haya una lección que se pueda aprender en las muertes de Chris Cornell y Chester Bennington. Necesitamos apoyar a nuestros artistas para que sean sanos y amados, incluso cuando evolucionan de la tristeza que inspiró nuestras canciones favoritas. Depender del dolor para crear es un camino peligroso. No puedo dejar de preguntarme sobre el brillo sonoro y vocal que, ahora, nunca oiremos más de Chester Bennington.

Larga vida a un dios del rock.

Comentarios

x

Check Also

Chiqui Delgado asegura que ha mejorado ‘su técnica’

La conductora venezolana  quien participa en el programa Mira Quién Baila publicó en sus redes sociales como casi nunca la hemos visto: ¡bailando!. La venezolana aceptó el reto que le puso ...