Revolucionar la inteligencia Por: José I. Moreno León

Domingo, 23 de Julio de 2017 10:58 am

Noticiasx7

En julio de 1975 salió a la luz pública un libro de la autoría de Luis Alberto Machado: La revolución de la inteligencia. Para marzo de 1977 se había hecho la décima edición. Dos años después, el investigador de esta interesante obra escribe El derecho a ser inteligente, y fue designado por Luis Herrera Campins como ministro para el Desarrollo de la Inteligencia, lo que representó un reconocimiento a las propuestas sobre las posibilidades de incorporar sus novedosas tesis como política pública en la gestión de los gobiernos.

Machado rompe con la creencia tradicional de que la inteligencia es una facultad heredada, y plantea que todos los seres humanos tienen las mismas potencialidades de llegar a ser genios; pero son las desigualdades sociales y condiciones de índole ambiental las que determinan que las posibilidades del desarrollo de la inteligencia no estén al alcance de todos. Por ello reclamaba el derecho natural de los pueblos al desarrollo máximo de sus potencialidades de inteligencia, y la obligación de los gobiernos de impulsar las condiciones que faciliten el logro de ese objetivo que debe reflejarse en la superación intelectual de los ciudadanos, sin ningún tipo de discriminación.

Machado señala que la inteligencia, como facultad de relacionar pensamientos para producir pensamientos nuevos, es una facultad que puede ser aprendida y enseñada. Un ejemplo concreto del impacto de su tesis de se encuentra en el sistema educativo de Finlandia, catalogado como el mejor a nivel mundial, A la fecha su educación de excelencia ha logrado un notable nivel de desarrollo humano que ubica a este país en la posición N° 23 entre las 186 naciones del planeta.

En el crítico entorno imperante en Venezuela en las últimas décadas, las propuestas de Machado no han tenido la adecuada receptividad que se merecen. Por ello, existe la perentoria necesidad de un gran acuerdo nacional que debe sustentarse en la promoción de la verdadera revolución, que no es otra que la revolución educativa, para superar el populismo, el caudillismo y el militarismo, que son las peores amenazas contra la institucionalidad democrática y frenan el progreso y su inserción en las oportunidades que plantea la sociedad global.

@caratula2000

Comentarios

x

Check Also

¿Para qué la Historia? Por: Laura Antillano

Escribió Enrique Bernardo Núñez a propósito de Juan Francisco de León: “Puede que la figura de León sea en el futuro asunto de un gran poema. (…) Seria de recordar ...