Luis Vicente León
Luis Vicente León

Luis Vicente León respalda salida electoral para el conflicto venezolano

Jueves, 3 de Agosto de 2017 11:42 am

Adry Perdomo/ Venezuela Al Día 

El escandaloso hecho de fraude en el que se vio envuelto el presidente venezolano Nicolás Maduro y la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) Tibisay Lucena, tras los comicios efectuados el pasado domingo, han generado además de dudas una completa desconfianza en el sistema electoral del país por parte de la población.

Y es que la acusación hecha por Smartmatic, la empresa que ha sido parte de la mayoría de los comicios electorales de Venezuela, donde claramente señala que el proceso efectuado el 30 de julio fue manipulado, apertura la terrorífica idea de si otros comicios han sido manipulados y los venezolanos han vivido fraude tras fraude.

Sobre esto, el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, aplaudió el coraje por parte de la empresa al no permitir que la data efectuada por las máquinas, por primera vez fuese alterado, y emitir públicamente la disparidad existente, confirmando al menos una diferencia de un millón de votos sin descartar la posibilidad que sean más.

León reiteró que el pronunciamiento de la empresa es el más demoledor para la credibilidad del CNE. ” Y es una denuncia cónsona con los códigos de ética de una empresa de este tipo, quien no es dueña de la data pero si su autor intelectual y garante de su veracidad”, agregó.

¿Se pudo evitar?

Para el presidente de Datanalisis, los comicios fuesen sido “normales” si hubiesen contado con los sistemas de seguridad convencionales de huella, tinta y centros electorales específicos – nada de cambios- , y desde luego si fuesen estado presentes los testigos opositores “quienes contarían con las actas verdaderas y originales del proceso de votación”.

Retomar confianza

Con respecto a retomar la confianza en los procesos electorales con un CNE que arrastra un fraude, Vicente León mencionó que la única vía para regresar esa confianza será volver a elecciones democráticas, con todos los sistemas que permitan la garantía electoral.

Al tiempo que añadió que a pesar del impedimento que tiene el CNE de negarse a la revisión por parte de la coalición opositora, considera que debe ser abierto el proceso de auditoria a los comicios de la Constituyente, donde haya participación de técnicos independientes locales e internacionales. De la misma manera que considera “sabio” nombrar un nuevo CNE como medida de negociación entre Gobierno y oposición.

Mi posición sobre Smarmatic ha sido siempre de respeto profesional. Cuando le atacaban los radicales la defendí públicamente y expliqué hasta el cansancio que el problema no era el sistema automatizado. Y que no se trataba de un fraude en el procesamiento de data. Las elecciones podían tener problemas de muchos tipos, como sesgo y abuso de poder, pero no fraude electoral convencional. Hoy ratifico la seriedad técnica de Smarmatic y celebro su valentía de no permitir que, en función de su análisis y auditoria, se altere su data por primera vez sin rechazarlo, dimensionando el problema confirmado en cerca de un millón de votos y aclarando que no puede garantizar que no haya más. Sin duda es el pronunciamiento más demoledor para la credibilidad del CNE que se ha hecho hasta ahora, pues ningún proveedor haría una denuncia de este tipo sin tener la absoluta seguridad de lo que dice. Y es una denuncia cónsona con los códigos de ética de una empresa de este tipo, quien no es dueña de la data pero si su autor intelectual y garante de su veracidad. Hay que aclarar, sin embargo, que esta alteración de data que señala Smarmatic hubiera sido imposible si las elecciones hubieran contado con sus sistemas de seguridad convencionales de huella, tinta y centro específico y si estuviéramos frente a una elección universal, directa y secreta y si hubieran estado presentes los testigos opositores, que contarían con las actas originales del proceso. Regresar a las elecciones democráticas (sin sesgos corporativistas antidemocráticos), con todos los sistemas de garantía electoral que hacían del vzlano un proceso creíble y auditable (pese a los empeños del CNE de bloquear su revisión por parte de la oposición), abrir el proceso de auditoria a la votación Constituyente que tiene denuncias concretas y creíbles de fraude electoral, con participación de tecnicos independientes locales e internacionales aceptados por gob y oposición y nombrar un nuevo CNE como producto de una negociación política entre todas las partes, será la única via para rescatar la confianza en los procesos electorales venezolanos. Sin eso muere la via electoral como solución pacífica a la crisis actual.

Una publicación compartida de Luis Vicente Leon (@luisvleon) el

Comentarios

x

Check Also

TSJ investigará red de corrupción de antigua gestión del MP

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) aprobó este jueves la solicitud del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para continuar con el proceso de enjuiciamiento y detención contra Germán Ferrer, presuntamente involucrado ...