Es factible un: ¿fraude electoral? y ¡La destrucción de Banesco! Por: Edgar Perdomo Arzola

domingo, 6 de mayo de 2018 11:48 am

Si usted ve el fraude y no dices fraude, usted es un fraude. “Anti frágil: las cosas que se benefician del desorden”. Nassim Taleb

Con cinismo, y descaro en acción en el programa. Con todo y Penzini por Globovision este 3 de mayo del 2018 a las 6 y 30 pm, donde Jorge Roig espetó, que así Henri Falcón, quien va adelante en las encuestas gane esos comicios, le será desconocido su triunfo, y proclamaran a Nicolás Maduro como ganador de los comicios del 20 Mayo de este 2018. Porque todo está preparado para un gigantesco fraude, así como le desconocieron el triunfo a Andrés Velásquez en las pasadas elecciones de octubre del 2017.

Y luego como un ‘bobolongo’ Falcón saldrá a reconocer el triunfo de Maduro, estas declaraciones de Roig me pusieron los pelos de punta, cuando dijo que no iba a votar, porque ya la trampa está montada, donde Falcón al no tener testigos en las mesas, no tendría actas que mostrar. Y el CNE no admitiría una posible denuncia suya, como ocurrió con Velásquez en las elecciones de gobernador en Bolívar el pasado 2017, donde proclamaron a Justo Noguera como gobernador del Estado Bolívar.

Esta declaración de Roig prenden las alarmas del desmoronamiento de la democracia venezolana, ya no hay simulaciones, ni distorsiones de su esencia y existencia, frente a un totalitarismo que aumenta su poder, de la mano con el hampa electoral, que desde el gobierno se fortalece, y alimenta para retener el poder.

Estamos frente a un totalitarismo costoso y ramplón, de abusos y excesos, ineptitud y corrupción, y casi me da un infarto cuando escuché la detención de los ejecutivos de Banesco, tal como lo anunció Diosdado Cabello semana atrás, todo desde una posición de poder impuesta e ilegítima.

Paradójicamente, por un lado es inocultable el descontento que muestran los ciudadanos venezolanos, y la sociedad en general que caen muertos por el hambre, y la falta de medicamentos, por las balas asesinas de la genocida inflación, que dispara contra la indefensa, y asalariada población venezolana. Desde esta tribuna exigimos, por todos los medios, y de todas las formas, un gobierno responsable, y legítimo, eficiente y confiable.

Pero por el otro lado, es notorio que a los lideres opositores no solo no les importa este holocausto inflacionario, sino que además no hay mayor interés en fomentar, una presencia y, una participación mas activa, sin individualismo, y mas colectiva, a pesar de las múltiples muestras de inconformidad y diferencias, con un fuerte rechazo, y condena a los malos y peores gobernantes y funcionarios públicos que ejercen el poder en la actualidad.

Solo basta observar la costosa forma como administran, endeudan y debilitan, y destruyen las instituciones privadas eficientes como Banesco, quien correrá la misma suerte de todas las empresas privadas que pasaron a manos del Estado, que hoy lucen improductivas y abandonadas.

La creciente desaparición forzada de miles de millones de dólares de los ingresos petroleros en estos últimos 18 años, cuya fiscalización da risa y pena. Ante la miseria, y empobrecimiento del pueblo venezolano que opta por emigrar del país.

Existe un evidente abuso de poder, ante el inocultable provecho, y ventaja que le sacan a casi todo programa y actividad oficial la actual nomenklatura estalinista en el poder.

A esto, y más hay que señalar, como maldad, y fin de la injustificada, y perjudicial representación gubernamental, en su cada vez más descarada acción detractora y delictiva, en los últimos procesos electorales.

Además de destructores de la economía venezolana. Ya es costumbre observar a los otroras altos patas en el suelo sus innumerables formas de beneficiarse y enriquecerse en lo personal, familiar o grupal, cuando se desplazan con escoltas en las lujosas camionetas del imperio japonés por las calles y carreteras de Venezuela; pero también, no menos importante es más bien tener siempre presente, que para obtener sus objetivos político-electorales, hacen uso de cualquier bajeza sin muchas capacidades y esfuerzos intelectuales. Si así hicieran su trabajo en levantar la producción nacional, y atendieran a la población en sus necesidades, otros serían los cantares de la patria.

En efecto, da lo mismo, usan y abusan de personal, equipos, y recursos públicos, como de las instituciones, y de las dependencias oficiales. Usan y abusan de reglas y disposiciones para condicionar, desviar y fomentar el perverso clientelismo político de los programas oficiales, particularmente los asistenciales, como la salud, y el desarrollo social etc.

Pues así. Así como no se puede presumir, porque no dejan hacer, el conteo (auditoria) del voto digital-electrónico. ¿Es que cuesta mucho? ¿Y sobre todo, porque demostraría cualquier trampa? Venezuela es el país con el voto más dudoso del mundo

Ya a la nomenklatura dirigida desde la Habana, no les importa su credibilidad y confianza, de la validez y legitimidad de los resultados, se encargan profesionales, y especialistas en fraudes electorales como lo dejó colar Jorge Roig en Globovision.

Total no hay que olvidar. Que la democracia no se construye con votos triunfadores, sino de la presunta manipulación electrónica en la totalización de los votos donde fabrican al ganador. Asegurarse del acta (chorizo) de la mesa, donde adquirirla, y hasta comprarla es el objetivo central; y si es en blanco y firmada mejor aun.

Y si fallan los votos, y el acta no se puede alterar, y los resultados son adversos caso Andrés Velásquez. Entonces hay que tener presente que una sentencia del TSJ, le gana a las actas, y a los votos.

Hay que recordar que la trampa está presente en el mercado electoral, desde candidatos alquilados, y financiados, para que no protesten, pataleen, y dividan al electorado, y sirvan de comparsas; si los candidatos de la oposición andan en esto como lo asegura Roig el 20M se sabrá.

En mi esfuerzo como militante formado en la izquierda cristiana, luché toda un vida por fortalecer, y mejorar nuestras formas de representación pública y, en especial, el de hacer siempre un buen gobierno, donde no debe olvidarse lo esencial en el arte de gobernar para el pueblo.

La democracia según los textos de la alta política, es el gobierno de la mayoría, y no de la minoría; su esencia, origen y destino está en la participación permanente, no solo en las elecciones. Donde controlar al gobierno es el reto.

¿Dónde nace la legitimidad de un gobierno? Según las ciencias políticas, es donde se debe tener el respaldo, y apoyo de la mayoría; y está en el deber de legitimar siempre, cada uno de sus actos, tanto en la legalidad, como en el apoyo popular. Donde es muy indispensable la credibilidad, y la confianza de la ciudadanía.

Se debe evitar el abstencionismo, y el interés conformista esto destruye el progreso de la nación. La participación es un derecho, y como ciudadano, moralmente debe ser una obligación.

Es ahí donde se debe reconocer que la soberanía reside en el pueblo. Quien tiene y tendrá siempre todo el derecho de fiscalizar, evaluar, y cambiar el gobierno con su voto

Ser ciudadano en una democracia no es un asunto de abyectos y serviles, ni de esclavos, vasallos y conformistas.

¿Hasta cuándo vamos a seguir pensando que el cne nos está engañando? Por qué seguir permitiendo que proliferen los candidatos (jugosos negocios) electorales, y la notoria y comunicacional hampa electoral, mucha de las veces promocionada, y sostenida desde las altas esferas del gobierno, y a veces desde el mismo crimen organizado.

Venezuela padece, de un gobierno en minoría, lleno de militares ineficientes. En consecuencia, hay que tener presente que uno de los más grandes desafíos de nuestro tiempo, consiste principalmente, en fortalecer nuestros derechos, la justicia, y las libertades.

Para ello es muy necesario transformar las instituciones del estado democratizando su uso, haciendo que funcionen y, desde luego, limpiarlas de ineficientes y delincuentes.

Es muy imprescindible participar, y no solo el de ir a votar. Hay que vigilar y denunciar toda la actividad delictiva de los delincuentes electorales.

Venezuela en verdad exige que se enfrente, y erradique la corrupción, y la impunidad gubernamental. Aplicación severa a todo el que infrinja la ley.

Sobre Gabriel Ybarra

[fbcomments]