Postelectorales Por: Eleazar Díaz Rangel

domingo, 27 de mayo de 2018 02:43 pm

El propósito de lo que han llamado “la comunidad internacional”, que, por supuesto, no es ninguna comunidad sino el conjunto de países cuyos gobiernos son obedientes de las políticas e intereses de Washington, fracasados sus intentos de que se suspendieran las elecciones, ahora es provocar el aislamiento de Venezuela. ¿Lo lograrán? Cuando algunos ven que está encabezada por Estados Unidos y que la integran la Unión Europea y el grupo de Lima, piensan que es posible. Olvidan el apoyo de otra parte del mundo, y de la mayoría de los pueblos, incluidos aquellos en países que tienen gobernantes de la derecha continental.

La carta del presidente de la República Popular China, Xi Jinping , que Ultimas Noticias destacó el jueves en su primera página, no se limitaba a expresar sus votos “por la estabilidad y el desarrollo” de Venezuela, sino que fue mucho mas allá: “Estoy dispuesto a trabajar junto a usted por estrechar el intercambio entre ambos países, reforzar la cooperación práctica y llevar la asociación estratégica integral a un escalón superior”, firmado por el presidente de la primera potencia económica del mundo, no es poca cosa, es algo bastante revelador de la fuerza de esas relaciones y de la importancia que da Beibing a Venezuela. ¿Cuántos gobernantes habrán recibido cartas similares?

Y hay que añadir la segunda declaración del gobierno de la República Federativa de Rusia solidaria con nuestras elecciones, allí se lee: “Se perciben como absolutamente hipócritas las decisiones anunciadas por Washington de imponer sanciones unilaterales en contra de Venezuela y su sistema financiero. En supuesta búsqueda de “castigar” a algunos políticos, las medidas que se toman están destinadas a cerrar canales y fuentes de financiamiento externo lo que provocaría el empeoramiento de la difícil situación económica del país en general y afecta la vida de los ciudadanos venezolanos”.

“Rusia rechaza categóricamente las medidas restrictivas arbitrarias e ilegales…

“Al mismo tiempo, quisiéramos con toda la seriedad advertir sobre el peligro de crear la situación de “castillo asediado” alrededor de Venezuela. Creemos que en la coyuntura actual esto es imposible. Caracas es un miembro respetado de la comunidad internacional y líder del Movimiento de Países No Alineados”.

A estas declaraciones, deben sumarse las de unos 60 gobernantes que ha recibido Miraflores. De manera que hay fuerza para responder y mostrarse optimistas.

Veamos el comportamiento del electorado de algunos estados. En primer lugar, los estados donde hubo mayor participación: Yaracuy 65,37% y Cojedes: 62,45% , y donde fue menor esa participación: Táchira 37,74% y Mérida 36,99%. El promedio nacional es de 44,02%, lo que significa que yaracuyanos y los llaneros cojedeños superaron el promedio nacional, y dos estados andinos, estuvieron por debajo. En cuanto a los que aportaron mas a la reelección de Maduro, encabeza Miranda con 76,24%; siguen Vargas con 74,66¸ Guárico con 73,49%; Zulia 72,12% y Dto Capital 71,42%. Donde fue menor el aporte: Falcón: 59,33%, Barinas, 59,66%, Bolívar 59,94% y Anzoátegui 60,34%, por debajo el promedio. Y en relación a los votos para Falcón, los mas altos aportes fueron en Yaracuy 30%, Barinas 29,44%; Amazonas 28,85 y Truji.llo 27,65, y en los estados donde ese porcentaje fue mas bajo, fueron Cojedes 7,53%; Bolívar 14, 28%, Carabobo: 15,73% y Miranda 16,20%.

¿Y que decir de las encuestas? Que no hicieron nada para ganarse la credibilidad y confianza de los venezolanos. Sus pronósticos estuvieron divorciados de lo que pasó el domingo en las elecciones. Su primera equivocación fue en relación a la participación, pues todas coincidieron en ofrecer altos porcentajes de electores que estaban seguros de que votarían. Ocurrió todo lo contrario, pues hubo el mas alto porcentaje de abstención: mas de la mitad de los electores. En cuanto a los resultados de la votación, comenzaremos con el mayor fracaso, como fue el de Datanálisis, que daba a Henry Falcon ganador, prácticamente duplicando a Maduro 44 a 20. Mayúsculo error pocas veces visto en algún otro periodo preelectoral. Dos encuestas coincidieron en ofrecer mediciones que daban 48% a Maduro, y un poco mas de 30% a Falcón. Como ven, nada aproximados. La que mas se acercó a los resultados fue la de ICS , que estimó que Maduro ganaría con el 55,9% de los votos, diez puntos menos.

¿Por qué ocurren esos errores, tantos desaciertos? Como no pienso en que hayan adulterado los resultados de sus respectivas consultas y mediciones para favorecer a determinado candidato, debo atribuir tales descalabros a errores en la metodología aplicada en la selección de la muestra. La mayoría de las encuestadoras interrogan a unos 1.500 a 1.800 venezolanos, que deberían ser representativos de la población venezolana con derecho a votar. Nada fácil escoger la muestra que tenga tantos hombres como mujeres, tantos jóvenes, como gente de mediana edad y ancianos, de acuerdo a la cantidad que de tales edades en toda la población, y así hasta llegar a lo mas complejo y difícil, como es seleccionarlos de acuerdo a los respectivos niveles socioeconómicos, no es igual la conducta electoral de quien vive en barrios, con sueldo mínimo o desempleado, que un millonario que vive en una quinta del Este. Y una vez hecha la selección, es una tarea difícil encontrarlos; nada fácil penetrar los barrios, y aun, urbanizaciones como las del Country Club de Caracas para localizar a quienes respondan a la encuesta. Si los responsables de las encuestadoras nos explicaran como escogieron las respectivas muestras, nos sería menos complicado determinar el origen de tantos errores y equivocaciones.

La abstencion sigue siendo motivo de comentarios y análisis. Al día siguiente, escribí una nota donde señalaba cuales habían sido los diversos factores que las determinaron. Así, coloqué en primer lugar la abstención que han dado en llamar histórica, por ahí un 25%; luego el llamado a la abstención pedida desde el exterior, y aquí, por partidos de oposición, en las redes sociales y otros medios; en tercer lugar, el millón que opositores se estima se ha ido del país, y finalmente, el factor mas difícil de medir, como serían los chavistas descontentos por los altos precios y la situación económica. Creo que esa medición corresponde al GPP y especialmente, al Psuv.

“El liderazgo de la Mesa de Unidad Democrática tiene 19 años de fracasos”, sentenció el joven dirigente de Copei Pedro Pablo Fernández. Pocas veces se ha retratado tan fielmente el proceso de reveses y derrotas de los partidos y dirigentes de oposición, como ahora, desde un partido opositor. A esto se añade que no se observa ningún esfuerzo o interés por la reflexión y la auto-crítica, como si estuviesen dependiendo de las orientaciones que pueden llegarles del exterior. Cuando se creía que Henry Falcón y sus asesores podían conformar un nuevo liderazgo en la oposición, asumieron posiciones que buscan el perdón de la MUD.

Mientras el proceso electoral en México (julio) está lleno de sangre, tales son los homicidios habidos en estos meses, el de Colombia se caracteriza por el fraude oportunamente denunciado, así como otras irregularidades, la misma “comunidad internacional” que pretendió suspender las elecciones venezolanas y desconoce sus resultados, no opina absolutamente nada de cuanto ocurre en esos países. No siempre lo que es bueno para el pavo, es bueno para la pava.

Eleazar Díaz Rangel

@edrandel

Sobre Pedro Poller