Sueldos de pobreza Por: Stalin González

domingo, 24 de junio de 2018 10:54 am

UN

Esta semana nuevamente nos enfrentamos a un aumento de sueldo decretado por el gobierno Nacional; en este contexto de crisis la única salida que se nos ofrece, es ir aumentando los salarios, pero en forma definitiva lo único que hace es reducir nuestro poder adquisitivo, haciéndonos más pobres cada día.

Durante el año 2017 de enero a diciembre, el Ejecutivo decretó seis aumentos del salario mínimo, con base de los trabajadores de la administración pública y del sector privado, pasando el salario integral de Bs. 63.720 a 797.510, equivalente a una variación 1.251%.

En el transcurso del año 2018 no ha sido diferente, en lo que va de año se han decretado tres aumentos del sueldo integral, pasando de 797.510 (en diciembre de 2017) a 5.196.000 Bs. en junio de 2018, el resultado un ingreso aún más devaluado.

Para el cierre del mes de mayo un incremento de 119,8%, equivalente a Bs.119.963.639,83, registró la Canasta Alimentaria Familiar, para dispararse hasta Bs.220.138.620,81; mientras que, con relación al mismo período del año pasado, el incremento fue de 22.115,6%.

Con datos proporcionados por el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-Fvm); a pesar de este nuevo aumento una familia venezolana necesita 73 salarios mínimos para cubrir la canasta alimentaria.

A pesar de estos aumentos cada día tenemos menos ingresos y el dinero alcanza para menos cosas. Con el nuevo salario mínimo a lo sumo podríamos comprar un kilo de carne y un poco de queso, nada para cubrir nuestra alimentación y dejando por fuera otras necesidades de higiene y salud, decayendo cada día nuestra calidad de vida. Este nuevo sueldo con suerte alcanza para 2.5$ mensuales, siendo por mucho el salario mínimo más bajo de la región.

Mientras nuestro sueldo se hace menos y aumenta la canasta alimentaria, ocurre una nueva devaluación, a través de la nueva tasa de cambio de las remesas, con este decreto se reconoce el precio ficticio de la tasa Dicom y acerca las remesas al costo de las divisas en el mercado paralelo.

Estas políticas económicas sin sentido y regulación, lo que genera no es más que desequilibrios en nuestro sistema económico.

Nuestra propuesta no es solo aumentar salarios, sino aumentar el poder adquisitivo, sanear la economía y un mejor ejercicio público del Estado, en el que todos podamos tener calidad de vida.

Stalin González
ivanstalin@gmail.com

Sobre Pedro Poller