El reto es la unión Por: Stalin González

domingo, 8 de julio de 2018 01:13 pm

En estos momentos de crisis generalizada, el peor error que podemos cometer es actuar de manera descoordinada y sin orientación de ningún tipo. Desde el 2015 hemos malinterpretado la decisión de la mayoría y hemos actuado poniendo nuestros intereses por encima del bienestar de la población.

Nuestra principal amenaza es un régimen que no tiene piedad con nadie, y nosotros vemos traiciones internas cuando la única salida es unirnos.

La UNIDAD nos ha permitido nuestros mayores triunfos políticos. La división de todos los sectores políticos sólo beneficia a quienes están en el poder. Sabemos que la unidad no es garantía de éxito para un cambio, pero es la mejor estrategia que se logra con la participación de todos los sectores oprimidos del país.

Estamos frente a una ventana de oportunidad, ya que en los próximos meses el país avanzará hacia un colapso de importaciones, deuda externa y colapso de servicios públicos que se traducirá en una pérdida de la calidad de vida.

La hiperinflación avanza sin señales de cambio en la política monetaria. Proyecciones estiman que puede variar desde 120.000% hasta 1.000.000% multiplicando los precios por miles. Un cartón de huevos que en diciembre costaba 200 mil podrá costar 240 millones de bolívares.

Las reservas internacionales han caído a su nivel más bajo en 24 años. Es el mayor símbolo de riqueza nacional y de capacidad de pagos de deuda externa. Entre los meses de agosto y octubre se presentan pagos de deuda por más de 2 mil millones de dólares, sumados a los 6 mil millones que no hemos pagado sólo en intereses desde el mes de noviembre 2017.

La escasez de alimentos y productos básicos será cada vez más profunda por los menos en los próximos 6 meses, el colapso de indicadores de desarrollo, en nutrición, alimentación, atención sanitaria y muchos otros serán nuestra realidad. La crisis se profundizará y será el peor escenario de gobernabilidad para Maduro, y sin Unidad no podremos aprovecharla.

La UNIDAD no significa ceder en sus posiciones políticas e ideológicas, sino una coordinación estratégica y de movilización para alcanzar el mejor destino del país. El reto que se nos presenta es el más grande de la historia contemporánea. La división solo implica que el país seguirá en esta catástrofe hasta más allá del 2021.

La participación de academias, gremios, organizaciones civiles y partidos políticos es necesaria y sinérgica. Nadie puede excluir a un sector, tan importante en la dinámica social. La construcción de un mejor país pasa por la coordinación de todos en sus distintos roles. Desde el periodista y obrero, hasta el profesor y el diputado.

La dirigencia política puede renovarse, tener un lenguaje de cooperación se hace imprescindible para construir una estrategia creíble aceptada por todos. Nadie tiene la verdad absoluta para crear la solución del país. Nos necesitamos todos en esta ardua tarea de superar a este desgobierno.

Las experiencias de otros siempre se han construido con la participación de la mayoría, concertada y unida en la diversidad.

Sobre Pedro Poller