Hasta que el cuerpo aguante Por: Maryclen Stelling

domingo, 8 de julio de 2018 01:11 pm

Nos despertamos con una sensación de eternización de la crisis, desamparo, disminución de la credibilidad y fractura de la legitimidad…

Cada despertar es una incógnita, cada incremento de salario se percibe como un paliativo de corta duración, dados sus efectos inmediatos sobre los precios. Los bonos, en tanto estrategia oficial de efecto limitado, desarrollan una función distractora de la crisis de sobrevivencia y alejan la desesperanza imperante.

La crisis económica y la política lenta y profundamente afectan la fe, la esperanza, la confianza y la credibilidad de la ciudadanía; al igual que la legitimidad, reduciendo la participación ciudadana al clientelismo y al rol de elector.

La crisis económica, de la que no se salva nadie, hace sentir sus efectos en la activación de procesos de exclusión, precarización y desigualdad social fundamentalmente en grupos vulnerables.

n consecuencia, se presenta una tensión o conflicto entre la inclusión política y la exclusión social, entre la ciudadanía política y la clientelar. Aun cuando afecta a todos y todas, ha ido generando un ensanchamiento de las desigualdades; un incremento de la vulnerabilidad de importantes sectores. Los logros alcanzados en cuanto a la democracia participativa gradualmente van desapareciendo hasta dar lugar a una ciudadanía mínima.

Es importante destacar que las condiciones de vulnerabilidad y precariedad socioeconómica incrementan las prácticas clientelares. Además, al potenciarse la relación clientelar-limitada al intercambio utilitarista- se alimenta la pasividad y la apatía, afectándose en consecuencia la autonomía ciudadana. La participación de la ciudadanía se ha ido restringiendo entonces a la participación electoral en detrimento de la democracia popular y protagónica, con la amenaza de que los logros en cuanto a la democracia participativa, desaparezcan hasta desembocar en una ciudadanía mínima. El fenómeno ha sido caracterizado como desafección política versus clientelización política. De allí que el gran reto es enfrentar el impacto de los procesos de exclusión sobre la ciudadanía política, mientras no se resuelva la crisis económica.

Recientemente alguien compartió conmigo la interrogante que rige su cotidianidad: “¿Hasta cuándo dura esto?”, ante lo cual se responde “Hasta que el cuerpo aguante”, aun cuando, últimamente, comienza a creer que “Esto no lo aguanta nadie”.

Maryclen Stelling
@maryclens

Sobre Pedro Poller